Puebla, Pue. El gobierno de la entidad continuará con la racionalidad del gasto en el presente año al generarse en 2011 por el manejo responsable de los recursos 7,000 millones de pesos que se invirtieron en infraestructura, dio a conocer el titular de la Secretaría de Finanzas, Roberto Moya Clemente.

Comenta que sin la necesidad de crear nuevos impuestos, la administración poblana logró mejorar sus ingresos propios al captar por gravámenes locales alrededor de 1,256 millones de pesos.

Asimismo, dijo que si el gobierno en funciones recurriera al uso de líneas de crédito, éstas serían pagadas dentro de su periodo para no comprometer al sexenio próximo.

No obstante, puntualiza que los pasivos de 9,068 millones de pesos, heredados por la administración pasada, será el mismo monto que se deje al finalizar este gobierno -en enero de 2017-.

Comenta que ante la posible contracción de la actividad económica, la autoridad tiene que constantemente hacer una reingeniería en sus acciones, entre las cuales está mejorar el ejercicio de las participaciones federales que recibe la entidad.

Moya Clemente menciona que la solicitud de endeudamiento es una posibilidad latente, pero es como tener una tarjeta de crédito que la tienes ahí para usar cuando se llegue a requerir y que si ocurre se pagará lo ejercido en el sexenio para que al gobierno siguiente no se le generen problemas .

Destaca que la economía local creció al 7.1% al cierre de 2011, nivel superior a la media nacional, al lograrse reducir el gasto corriente y priorizar las finanzas públicas en obras necesarias para la capital y los 216 municipios.

Comenta que la línea de crédito de 2,500 millones de pesos que solicitó el gobernador anterior, Mario Marín Torres, al cierre de su gestión no se uso por la actual gestión y buscó allegarse de recursos bajo otros esquemas.

[email protected]