Puebla, Pue. Los bloqueos de las autopistas por parte de los transportistas, en protesta contra el gasolinazo, ha comenzado a repercutir en retrasos de entregas de mercancías, expresó el presidente de la Asociación Poblana de Empresarios Textiles (APET), José Miguel Brito García Teruel.

Mencionó que esa medida ya trajo como consecuencia pérdidas económicas a las industrias, y que acotó no puede seguir, ya que hay otras formas de mostrar la inconformidad.

Dijo que hasta cinco horas están tardando las empresas en llevar un pedido de Puebla a la ciudad de México, debido a que se quedan varados en la carretera por los bloqueos o deben tomar rutas más largas para hacer las entregas.

Entendemos el malestar de los transportistas e igual nos afecta el alza de las gasolinas a quienes tenemos nuestros propios vehículos de fletes, pero no es la forma de llamar la atención, pues las industrias retrasan tiempos de producción y entrega , refirió.

Autoridades omisas

Como representante de 160 textileros poblanos, Brito García Teruel indicó que le preocupa que las autoridades no atiendan las inconformidades para que las carreteras no sean bloqueadas, pues representa pérdida de tiempo y dinero que nadie les cubre.

Expuso que no hacen una sola entrega foránea, sino que al día son hasta cuatro, tanto a empresas de confección de la capital del país como a Tlaxcala, donde tienen sus principales clientes.

Advirtió que en caso de continuar los bloqueos carreteros, estos podrían generar la pérdida de empleos a corto plazo, sobre todo en los primeros dos meses, cuando a todas las empresas afecta en menor o mayor proporción la cuenta de enero .

Reconoció que existe un hartazgo social por el gasolinazo, pero el sector industrial demanda que las autopistas no sean tomadas, pues genera un efecto en cadena en los procesos productivos.

miguel.hernandez@eleconomista.mx