Puebla, Pue. En noviembre, 500 empresas, sobre todo de servicios, restaurantes, hoteles y gimnasios reabrirán y, con ello, reactivarán 7,000 empleos, así lo dio a conocer el presidente local del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco.

El presidente del consejo comentó que tardaron en liberar permisos para retomar actividades a los negocios, aunado a que no contaban con capital para funcionar, y recientemente lograron acceder a financiamientos con bancos.

Mencionó que estarán listos para la décima edición de El Buen Fin, que será del 9 al 20 de noviembre, ya que esperan mejorar ventas y lograr una mayor actividad en diciembre.

El funcionario consideró que el gobierno estatal debe dar más agilidad a los permisos, ya que no son negocios de alto riesgo por la pandemia de Covid-19.

Además, los empresarios han invertido en productos de limpieza para proteger al personal y a los clientes, ya que es una de las condiciones de la autoridades locales y federales para reabrir, indicó el funcionario.

Capacitan a personal

Alarcón Rodríguez mencionó que han capacitado al personal para tener los debidos cuidados en esta pandemia. Los negocios abrirán a 30% de capacidad y con horarios restringidos por el temor de un rebrote, “pero los empleados piden ya regresar y volver a ganar el salario completo tras más de seis meses de paros”.

Añadió que la situación económica es complicada y los empresarios están haciendo esfuerzos por no despedir a personal, pero a la vez exhortan a las autoridades ser flexibles en los trámites para reabrir.

En este contexto hay otros 300 negocios de diversos sectores esperando regresar, pero el factor económico los tiene limitados, porque los bancos no han accedido a dar préstamos hasta que se les presente una garantía de pago, comentó.

Esas empresas representan alrededor de 4,000 empleos, 90% del sector servicios, los cuales si no reabren perderán oportunidad de obtener ingresos en el cierre del año y con el riesgo de quebrar, según lo dio a conocer el presidente local del CCE.

Indicó que será la otra semana que tenga un “corte de caja” para ver cuántos negocios lograrán reactivarse del segundo grupo de empresarios, esperando que sean todos porque está en riesgo el bienestar de decenas de familias.

estados@eleconomista.mx

kg