Baja California aumentó de manera importante su nivel de cumplimiento en el pago de las cuotas al Infonavit por parte de las empresas, particularmente maquiladoras, aseguró Joaquín Escamilla Orozco, subdirector general de Recaudación Fiscal del Instituto.

Ha venido incrementándose muy fuertemente el cumplimiento de las empresas, antes estábamos en 89% y ahora estamos alrededor de 94%, esto en los últimos dos años , dijo.

El incremento en el nivel de cumplimiento -dijo- obedece a una mayor presencia fiscal por parte del Infonavit, lo cual ha tenido una repercusión no sólo en Baja California, sino a nivel nacional.

En el país se tiene un padrón de 850,000 patrones, una derechohabiencia de 40 millones y poco más de 15 millones de cuentas activas, detalló el funcionario.

Comentó que hay delegaciones con un cumplimiento mayor, como es el caso del Distrito Federal, que rebasa 95%, o de Nuevo León y Morelos, que están en esos mismos niveles, comentó.

Pero estoy sorprendido porque Baja California tiene una planta industrial relevante y para nosotros es una de las plazas más importantes, tanto en la parte de recaudación como en el otorgamiento de créditos .

MAQUILADORAS, LAS MÁS CUMPLIDAS

Escamilla Orozco mencionó que si bien toda la zona norte del país se ha visto afectada por la crisis económica, el uso de la prestación ha sido muy intensivo, por lo que el Infonavit pone especial atención a estados como Baja California, Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas, tanto por el uso de la subcuenta como por los niveles de recaudación.

Y es que entre las empresas que reportan el mejor cumplimiento de pago están las maquiladoras, mismas que tienen una presencia fuerte en el norte de México.

Las empresas que tienen muy bien definido su negocio, como el caso de las maquiladoras, son muy intensivas en mano de obra, muy identificables y tienen un nivel de cumplimiento muy alto , destacó el subdirector de Recaudación Fiscal.

Destacó que las compañías menos cumplidoras son las que se encuentran en el sector agroindustrial.

Explicó que las razones son varias, entre ellas el que no están en los centros urbanos, la dificultad de poder controlar una población migrante, la confusión en cuanto a la prestación del Instituto, ya que pensaban que es lo mismo aportar para el Infonavit que para el Instituto Mexicano del Seguro Social.

scervantes@eleconomista.com.mx