Puebla, Pue. El plan de construir cuatro hoteles boutique, que representan una inversión de 200 millones de pesos en la zona del Centro Histórico de Puebla, sigue frenado desde el año pasado por la pandemia de Covid-19, proyectos que son de empresarios de la región del Bajío.

Leobardo Espinosa López, presidente del Programa Tesoros de México en la entidad, explicó que los desarrolladores siguen firmes con sus inversiones, pero no han iniciado por la contingencia sanitaria, ya que temen trabajar y luego tener que parar las obras.

Además, ahondó que los inversionistas tampoco ven conveniente tener poco personal en las construcciones, como está marcado dentro de los lineamientos del nuevo decreto estatal para que todas las actividades económicas se hagan con aforos reducidos para tratar inhibir más contagios. 

Los proyectos generarían entre 140 y 160 habitaciones, en cuyos inmuebles se requieren hacer varias obras, sobre todo en los casos de casonas con muros o techos que aún se pueden rescatar con el apuntalamiento y que tienen un valor arquitectónico.

El empresario poblano confió que esas cuatro inversiones no se pierdan, sino que se posterguen para el 2022, porque en otras entidades con importancia en hoteles boutique enfrentan la misma situación en proyectos al no haber condiciones sanitarias para llevarlos a cabo. 

Recordó que venían con una buena racha de crecimiento en hoteles boutique desde el 2014, ya que pasaron de 10 a 23 complejos hasta el 2019, lo cual ahora está interrumpido, pero hay la confianza de que se retomen los proyectos, porque Puebla ha resultado un buen mercado para ese sector por la disponibilidad de inmuebles en el Centro Histórico para reconvertirlos.

No obstante, dijo que las propiedades se han encarecido hasta 200% pese a que se encuentran en estado ruinoso, pero los dueños de esos saben que hay un interés permanente del sector hotelero o de vivienda para adquirirlos, motivo por el que quieren sacar mayor provecho en la comercialización.

Recordó que al cierre del 2017 se tuvo una inversión de 133 millones de pesos por la apertura de siete hoteles boutique que aportan 300 habitaciones, los cuales comenzaron a operar entre finales del 2018 y principios del 2019.

Recuperación económica

Espinosa López dijo que les ha costado más recuperarse a los negocios del sector, porque reciben más a extranjeros y ejecutivos, quienes en este momento no están saliendo de su país o realizan sus negocios de manera virtual.

Indicó que son pocos los que llegan a Puebla, lo que ha llevado a tener que reducir el personal a 50% para funcionar, no obstante, gracias a las vacaciones de verano las reservaciones se tienen a 20%, cifra que podría caer si se restringen más las actividades por el alza de casos Covid-19.

Los costos de alquiler oscilan entre 1,500 y 2,000 pesos por día, cifra inferior a la de un cuarto del mismo tipo en San Miguel de Allende, Guanajuato, que cuesta el doble, puntualizó. 

estados@eleconomista.mx

kg