Puebla, Pue. El desarrollo de cuatro empresas de solidaridad social vinculadas a la maquila y que generarían 250 empleos directos en los municipios de Tlachichuca, San Salvador El Seco, Huejotzingo y Atlixco, proyectos que se frenaron en el 2020, se retomaría después del segundo semestre del presente año, informó la Asociación de Empresarios Poblanos de la Industria de la Ropa y el Vestido.

Álvaro Delgado Sánchez, presidente de la asociación, explicó que la pandemia de Covid-19 obligó a suspender los planes, pero el avance de la vacunación en el interior del estado abrió las posibilidades de concluir esos proyectos, sobre todo que aún hay disposición de las autoridades municipales por prestar o donar algún inmueble en desuso.

Recordó que en un principio estaban consideradas sólo dos maquiladoras, pero se convenció a los ediles de apostar por este tipo de iniciativas a favor de los habitantes para generarles una actividad sin tener que salir de sus lugares de origen.

La operación de cada fábrica quedará a cargo de los pobladores mediante sociedades, quienes solicitarán los financiamientos y a su vez contratarán al personal que será capacitado por el sector de la maquila.

A los empresarios trae un beneficio porque podrán apoyarse en esos municipios para trabajar cuando se requiera sacar producción sin tener que crear más turnos. “Por eso vamos a capacitarlos para que conozcan los procesos de producción, ya que en la zona urbana está escaseando la mano de obra y necesitamos tener aliados para una emergencia. Además, podrán maquilar sus propias prendas para su comercialización”.

Delgado Sánchez reiteró que no convenía a los maquiladores instalar fábricas propias por cuestiones de logística, “por ello es mejor impulsar ese emprendimiento en los municipios que están en la parte centro y oriente del estado, pero a su vez el sector contribuye en generar empleos en esas localidades, donde el campo y comercio han sido las únicas actividades económicas”.

Consideró que los primeros resultados en operaciones se tienen que ver a mediano plazo, en la autosuficiencia de las mismas fábricas y su rentabilidad, además de crecer en personal porque la industria requiere de la subcontratación.

Puntualizó que el compromiso de las autoridades es prestar inmuebles sin cobrar rentas ni permisos durante un año para incentivar a las empresas sociales.

estados@eleconomista.mx