Toluca, Edomex. Estado de México, Distrito Federal, Yucatán, Jalisco y Nuevo León son las entidades con mayor consumo de piratería, delito que afecta principalmente a las industrias textil, musical, cinematrográfica y de software.

De acuerdo con estudios hechos en los últimos años por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), ocho de cada 10 mexiquenses adquieren productos piratas debido a que son de bajo costo.

El jefe del departamento de Verificación y Vigilancia de la Procuraduría Federal del Consumidor delegación Valle de Toluca, Leopoldo González, ejemplificó que en una boutique de cualquier centro comercial, una camisa del menor rango de precio de la marca Lacoste, Bebe o Tommy Hilfiger se oferta en 1,200 pesos, mientras que en el mercado ilegal se puede encontrar hasta en 100 pesos.

Dicha problemática lacera a empresarios de la zona oriente del Estado de México, los cuales estiman pérdidas anuales de 22 a 30% en sus ganancias, agregó el director de la Asociación de Industriales de Nezahualcóyotl, Esteban Carrera García, quien precisó que la venta ilegal de ropa, juguetes, artículos caseros y de oficina, así como de productos electrónicos, provocó una crisis económica de pequeñas y medianas empresas de la región.

Destacó que la competencia desleal es la causa de cierre de empresas, como Textileros Neza, que en el pasado fue considerada una de las más grandes del país.

PELIGRO SOBRERUEDAS

La piratería azota hasta la industria llantera y la entidad contribuye en ello al colocarse como la segunda mayor consumidora de llantas ilegales que por su baja calidad se convierten en inseguras y peligrosas para los usuarios de automóviles que las adquieren.

La Asociación Nacional de Distribuidores de Llantas (Andellac) dio a conocer que es posible encontrar llantas hechas en Corea, India y China, que incumplen con medidas de seguridad establecidas por la Norma Oficial Mexicana.

estados@eleconomista.com.mx