El próximo gobierno presentará este jueves el programa estrella del sexenio Jóvenes Construyendo el Futuro, que tiene como fin atraer a 2.6 millones de jóvenes, que forman parte de la población no económicamente activa, pero que están disponibles para realizar un trabajo, a un empleo formal con un salario de 3,600 pesos. para ello será necesario que haya reglas claras, objetivos y participación de la iniciativa privada.

Así lo refieren especialistas consultados quienes destacan que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) alertó sobre las políticas que los países deben implantar para aprovechar la fuerza laboral de los jóvenes, otorgándoles las habilidades que se requieren.

De la población no económicamente activa y que está disponible para trabajar se identificaron a 2.3 millones de jóvenes, que representan 15.8 por ciento. “Es ahí donde el gobierno ha puesto atención, atraer a esos jóvenes al mercado laboral”, dijo Eduardo Zelayaran, directivo de Grupo Human, especialista en recursos humanos.

La próxima secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa Alcalde Luján, presentó algunos detalles del programa, entre los que se encuentran: la integración de una red de empresas tutoras para que abran espacios a los aprendices, la duración del programa de un año, el otorgamiento de un salario y el cumplimiento de un programa para dotar de habilidades necesarias a los jóvenes.

Tomás Natividad Sánchez, abogado laboral del Consejo Coordinador Empresarial, expuso que hay gran apertura por parte de la iniciativa privada para impulsar este tipo de política; no obstante, dijo, en los 70 ya existió un programa similar, “lo malo de ese programa es que en un mismo puesto trabajadores llegaron a durar hasta 15 años, sin que se reconociera su experiencia, ni su relación laboral más allá de la figura de aprendiz”.

Zelayaran añadió que hay experiencias a nivel mundial; no obstante, en el caso de México es importante que se consideren aspectos como que el puesto de trabajo sea real, pues el aprendiz debe estar dentro de la empresa, realizando las tareas que corresponden al puesto de trabajo. “Un rasgo distintivo de los programas de aprendices es que no sólo dan capacitación en la empresa, sino que se le exige al aprendiz casi los mismos cometidos que a un colaborador”.

Datos del Inegi revelan que los 10 estados con mayor población desocupada de 15 a 29 años son el Estado de México, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Veracruz, Tamaulipas, Tabasco, Puebla y Chihuahua.

En el anuncio, dijo Zelayaran, se esperan los cómo del programa, “pues necesitamos saber cuáles son las vacantes que abrirán las empresas, cómo se van a registrar, cómo se les hará llegar el pago y cómo mantener al joven en el empleo para que conozca la importancia de tener un empleo formal y las ventajas que ello tiene como la seguridad social”.

Desde hace una década la OIT, publicó una guía para impulsar programas que puedan atraer a los jóvenes, entre dichos programas está el de aprendices, pues considera que es una prioridad, porque no sólo contribuye a que los jóvenes cuenten con un trabajo decente, sino a que las empresa encuentren a los trabajadores que necesitan para el futuro.

[email protected]