Cancún, Qroo. Existe la posibilidad real de que se modifique la ruta Mérida-Punta Venado como la primera etapa del tren transpeninsular, anunciada por el Presidente de la República, en julio del 2013.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes analiza rutas alternas con viabilidad técnica para ampliar el tren hasta Cancún, tal como lo han propuesto diversos sectores a nivel estatal y nacional.

Así lo dio a conocer el subsecretario de la SCT, Carlos Almada, durante la inauguración de la Decimotercera ExpoRail 2014 México, que arrancó ayer en Cancún.

Confirmó que las empresas proyectistas que trabajan para la dependencia ven técnicamente factible que sea Cancún y no Punta Venado el punto de arribo de esta primera etapa del proyecto ferroviario.

Guillermo Aguilar Hurtado, director adjunto de Cosci, empresa que brinda asesorías a la SCT en temas ferroviarios y de transporte, explicó en entrevista aparte que la decisión última dependerá de la relación costo-beneficio, en función del tipo de tren que se decida poner en marcha para este proyecto, puesto que aunque son viables para esta ruta tanto máquinas a diésel como máquinas eléctricas, resulta mucho más barato a corto plazo optar por el carburante.

De acuerdo con información publicada en el Diario Oficial de la Federación, el Tren transpeninsular está pensado para concretarse en tres etapas, con una longitud de vías de 277 kilómetros, más ampliaciones.

El proyecto iniciaría su trazo en Mérida, Yucatán, con estaciones en Izamal, Valladolid, Tixkokob, Cacalchén y Tunkás, para las que ya existe un tendido de vía. El tramo hacia Cobá, más las dos estaciones en Punta Venado, requerirían el tendido de vías nuevas.

Aguilar Hurtado explica que los nuevos proyectos en análisis ponen sobre la mesa la relación costo-beneficio en caso de que la ruta se extienda hasta Cancún, para lo que se valora desde el tipo de vía hasta la disponibilidad de suministro eléctrico, en caso de que se opte por un tren de estas características.

BOMBARDIER, UN POSTOR FUERTE

En entrevista, el representante de Bombardier en México, Alfredo Nolasco Mesa, aseguró que en el caso del Tren transpeninsular la opción más viable, por menos costosa, es un sistema de trenes impulsados por diésel.

Esta firma de origen francés se considera una de las más preparadas para participar no sólo en la fabricación de los trenes, sino en recibir la operación de todo el proyecto.

La condición de tren de carga y pasajeros bajo la que operará este tren elimina automáticamente a varios operadores en México que sólo cuentan con experiencia en manejo de carga, reconoció en entrevista aparte el dirigente de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles, José Zozaya, quien consideró que Bombardier es uno de los más fuertes competidores para el proyecto transpeninsular.

jvazquez@eleconomista.com.mx