Cancún, Qroo. El sector náutico de Cancún enfrenta una severa crisis de la que no se ha podido recuperar desde el 2009, en que la debacle financiera internacional y la alerta sanitaria por el virus de la influenza AH1N1 generaron efectos devastadores en la industria turística similares a los estragos causados por el huracán Wilma en el 2005.

Roberto Díaz Abraham, director general de Aquatours, una de las marinas más grandes del mundo y asentada en este destino, afirmó que la crisis del 2009 ha generado efectos negativos más perdurables en la industria náutica que hoy son perfectamente identificables en los hábitos de consumo de los turistas extranjeros que muestran una caída estrepitosa en su poder adquisitivo.

Al desplome de 50% en la contratación de sus servicios desde el 2009, según datos de la Asociación de Náuticos de Cancún, hay que sumarle el incremento de hasta 1000% en el cobro de derechos por el usufructo de muelles que también desde el 2009 aplicó la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo) a través del programa de Regularización de Instalaciones Portuarias de los Municipios de Benito Juárez e Isla Mujeres.

Exorbitantes pagos por predial

Luis Martín del Campo, dirigente del organismo que aglutina a 27 empresarios del ramo, aseguró a El Economista que desde el año pasado han pedido a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) que el cobro del impuesto catastral en zona federal vuelva a ser facultad de esa dependencia, pues a raíz del citado programa de regularización aplicado por la Apiqroo algunos empresarios náuticos han pagado hasta 2 millones de pesos cuando anteriormente el pago de esa obligación era de no más allá de los 50,000.

El efecto de este incremento vino a cancelar toda posibilidad de una recuperación del sector, insiste el líder de los asociados.

Aunque son sólo cinco o seis las empresas náuticas que se han puesto públicamente a la venta, en el medio decimos que todos estamos en venta, pues cualquier oportunidad de recuperar algo del capital invertido ya es ganancia , expuso Martín del Campo.

Trabajan a 40% de su capacidad operativa desde hace dos años y al alza de impuestos se suma el incremento en los combustibles; lo lógico sería un incremento en las tarifas, pero no nos podemos permitir algo así con una demanda que no crece , añadió el líder de los náuticos.

Lo bueno es que el Museo Subacuático de Cancún ha dado un respiro a los empresarios al convertirse en un atractivo con buena demanda del viajero extranjero, pues ha sido escogido por publicaciones especializadas como uno de los siete lugares obligados a visitar en todo el mundo.

A poco más a un año de su inauguración ya ha captado más de 10,000 visitantes al mes.

[email protected]