Cancún, QR. Pablo Careaga Córdova, coordinador del Tren Maya en el tramo Bacalar-Tulum, informó que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) formalizó un acuerdo con la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar para impulsar un desarrollo sostenible en las regiones por donde circulará el Tren Maya.

Ambos organismos colaborarán en el diseño, implementación y evaluación de las medidas necesarias para mitigar, compensar y restaurar los impactos ambientales ya existentes sobre la diversidad biológica regional y la población de jaguares que viven en la Península de Yucatán.

Participarán más de 50 investigadores, expertos en conservación y divulgadores de la ciencia, que coadyuvarán activamente con el equipo del Fonatur en la provisión de elementos técnicos y científicos para asegurar la factibilidad ambiental del proyecto, explicó el funcionario.

Algunas de las acciones que se llevarán a cabo con este objetivo son la elaboración de las manifestaciones de Impacto Ambiental del Tren Maya, recomendaciones con respecto a la protección de los corredores biológicos del jaguar, respeto a las Áreas Naturales Protegidas federales, estatales y municipales.

Además, el equipo de investigadores participará para un adecuado diseño del tren, respetando las zonas núcleo y de amortiguamiento de las Áreas Naturales Protegidas.

“Lo anterior es una valiosa oportunidad para ordenar el desarrollo y ampliar reservas como Calakmul y Tulum mediante la creación de fideicomisos ambientales”, explicó Careaga Córdova.

Otro de los objetivos de esta alianza será coordinar la construcción estratégica de pasos de fauna y flora elevados a lo largo de la ruta del Tren Maya, para restablecer la conectividad de los hábitats del jaguar que actualmente están impactados y fragmentados en las carreteras de la Península de Yucatán, afirmó.

Conservación

Este conjunto de estrategias tiene como objetivo principal la conservación de la diversidad biológica, así como del jaguar y su hábitat, además de determinar la ubicación exacta de las estaciones, terminales, centros de carga y poblaciones aledañas a la ruta del Tren Maya, con el objetivo de que se genere un ordenamiento urbano en torno a la vía férrea, añadió.

Careaga Córdova comentó por último que el Tren Maya no atentará contra los equilibrios naturales del sureste mexicano, pues muy por el contrario pretende convertirse en el eje articulador de una política de ordenamiento y aplicación de políticas públicas que coadyuven a ordenar el desarrollo urbano en los cinco estados por donde correrá la vía férrea.

Recordó que están trabajando en la elaboración de los estudios para someter el proyecto a evaluación ambiental a más tardar en el 2019, además de estar preparando la consulta previa a las comunidades indígenas, lo cual será antes de cualquier obra física que se realice en el tramo donde no existe vía férrea, el cual va de Escárcega, Campeche, hasta Cancún, Quintana Roo.

[email protected]