Monterrey, NL. El grupo legislativo del Partido Acción Nacional (PAN) presentó una iniciativa para crear una ley de emergencia económica para el estado de Nuevo León, mediante la cual solicita al ejecutivo estatal establecer un fondo presupuestal del 0.5% al 1% del total de la Ley de Egresos de 2022, equivalente a un monto entre 580 y 1,160 millones de pesos, para atender los efectos de la pandemia de Covid-19, en los negocios y en las familias.

En esta iniciativa, que presentó la diputada Nancy Olguín Díaz, ante la oficialía de partes del Congreso Estatal, también se pide al mandatario estatal, que en este fondo se incluya el 65% de los ingresos recaudados a través del Impuesto a las Erogaciones en Juegos con Apuestas, mientras esté declarada vigente la Emergencia Económica.

“El objeto de la presente ley es reglamentar la facultad que al titular del ejecutivo estatal le confiere el artículo 85, fracción XVII, de la Constitución Política del estado Libre y Soberano de Nuevo León, para que emita la declaratoria de emergencia económica en situaciones de fuerza mayor o de situación extraordinaria de cualquier índole que originen o puedan originar un grave menoscabo a la economía del estado y sus habitantes”, indica la exposición de motivos.

Se aplicará la declaratoria de emergencia económica, cuando el Indicador Trimestral de Actividad Económica Estatal (ITAEE), publicado por Inegi, reporta dos trimestres con cifras negativas.

Dicha declaratoria será solicitada por el Consejo Consultivo de Emergencia Económica, ante el gobernador de Nuevo León.

“Estamos a un mes del cierre de este ejercicio 2021, y aún seguimos viviendo los estragos de esta pandemia que nos originó el Covid-19”, apuntó Nancy Olguín.

La legisladora panista subrayó que dicha ley pretende ser un preámbulo para tomar acciones pertinentes, oportunas, que son facultad del ejecutivo estatal, implementar medidas económicas que contribuyan a resarcir el daño provocado por la pandemia a la economía del estado y sus habitantes.

“Queremos reglamentar a través de la atribución que tiene (el mandatario estatal), la creación de un Consejo Consultivo de Emergencia Económica”, enfatizó.

El Consejo estará integrado por el gobernador de Nuevo León, y los secretarios de Finanzas, Economía, Trabajo, Desarrollo Regional y Agropecuario, Participación Ciudadana, Contraloría, dos alcaldes de la Zona Metropolitana, 8 representantes de organismos intermedios, dos representantes sindicales, dos representantes de los municipios de la zona sur y dos más de la zona norte.

La declaratoria deberá atender sin limitarse, medidas de emergencia en materia de empleo; inversión extranjera; micros, pequeñas y medianas empresas, y personas con actividad empresarial; grandes empresas; sector rural; financiera estatal y colaboración municipal.

En la iniciativa, se propone un incremento en la inversión pública productiva, para transporte, vialidad, infraestructura carretera, agua, y energías limpias; estímulo al turismo, entretenimiento, deportivos, culturales y de negocios; apoyo y capacitación a sectores afectados por la emergencia económica; programas que faciliten la adopción de empleo remoto.

Sin embargo, también propone en dicho escenario, la exención de impuestos estatales para nuevas inversiones extranjeras, incentivos fiscales de carácter estatal; capacitación y transición a modelos de empleo remoto; subsidios y estímulos en contratación a mujeres, jóvenes y estudiantes; fortalecimiento de los clústeres existentes y vinculación con sectores internacionales; asociaciones y sinergias público-privadas en materia de desarrollo económico sustentable.