Cancún, QR. Si se consuma la suspensión definitiva de las obras en Malecón Tajamar, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) tendrá que devolver el dinero a todos los inversionistas que adquirimos terrenos ahí, y se confirmará una vez más que vivimos en un Estado fallido, aseguró el empresario Francisco Córdova Lira, ex socio de Grupo Xcaret.

Malecón Tajamar es un desarrollo de 58 hectáreas urbanizadas por Fonatur entre 2005 y 2008 con una inversión de 500 millones de pesos. El fondo comercializó el complejo a un total de 23 desarrolladores inmobiliarios con proyectos que van desde centros comerciales, hoteles y oficinas, hasta una basílica y una zona residencial.

El proyecto de Córdova Lira es un condominio tipo Aloft con una inversión calculada en 100 millones de pesos, según informó él mismo.

Yo no compré para destrozar el medio ambiente, compré una propiedad que el Estado mexicano me vendió; no podemos estar en un país en el que el Estado vende propiedades que están sujetas a esto que nos está pasando , dijo.

Detienen obra

Cabe recordar que la semana pasada, el juez cuarto de distrito otorgó la suspensión definitiva de cualquier obra en Malecón Tajamar, reconociéndole a 113 niños promotores de un juicio de amparo el derecho a un ambiente sano y reconociendo en la sentencia que llevar a cabo las obras previstas en Malecón Tajamar suponen una devastación ambiental irreparable.

Al mismo tiempo, el juez impuso a los menores una fianza de 21 millones de pesos para resarcir a los terceros implicados en el conflicto, en este caso los compradores de los lotes al interior del Malecón.

Córdova Lira insistió en que el fondo del asunto es que dos instituciones de gobierno están exhibiendo que México es un Estado fallido, porque primero Semarnat otorgó los permisos ambientales al Malecón y luego Fonatur comercializó ese complejo.

El informe Doing Business 2014 coloca a Quintana Roo en el sitio 25 de entre las 32 entidades del país en el índice ¿Dónde es más fácil hacer negocios en México?, por las serias dificultades y el tiempo para comenzar un negocio en la entidad.

Los primeros en desistir

En entrevista aparte, el presidente de la Asociación de Plazas Comerciales (APC) de Quintana Roo, Eduardo Galaviz Ibarra, dijo que tienen información sobre el retiro de inversión del proyecto de centro comercial que la firma italiana Bi&Di pretendía construir en Malecón Tajamar a raíz del amparo que pone en serio riesgo a todas las inversiones en dicho complejo.

Bi&Di es la misma empresa que en 2006 compró por 325 millones de pesos a Fonatur cinco lotes ubicados en Playa Delfines, mejor conocido como El Mirador de la zona hotelera de Cancún.

La empresa pretendía construir ahí dos torres de hasta 20 pisos de altura, pero los terrenos no contaban con los usos de suelo necesarios para una obra de esas características. El asunto se fue a juicio, hasta que en 2011 un juez determinó que Fonatur violentó el principio de buena fe que rige en materia contractual al vender predios que carecían de los usos de suelos con que se habían ofrecido al comprador.

En abril de 2014, Bi&Di y Fonatur llegan a un acuerdo por el cual permutan esos cinco terrenos en la zona hotelera por 10 lotes en Malecón Tajamar sobre los que la empresa proyectaba cinco edificios, de los cuales dos serían torres de 12 pisos para oficinas Clase A , además de otros dos edificios de un solo nivel que albergarán un centro comercial, con estacionamiento subterráneo para 1,800 automóviles.

El dirigente de la APC dijo a El Economista que tienen información fidedigna de que la empresa se ha desistido de llevar a cabo este proyecto e iniciará en breve el reclamo de la inversión inicial que hizo para adquirir terrenos en Cancún.

Juan Carlos González, delegado de Fonatur en Quintana Roo, ha evitado responder a las solicitudes de entrevista sobre este respecto.

[email protected]