La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) de la Ciudad de México presentó sus expectativas económicas para el 2020, donde el panorama es más complicado que el del 2019.

El presidente de la Canaco capitalina, Nathan Poplawsky Berry, explicó que uno de los pendientes, tanto local como nacional, es la inseguridad, debido a que es un factor que impide un óptimo desarrollo económico.

Aumentar los impuestos federales y locales, indicó, como el Impuesto Especial para Producción y Servicios (IEPS) en cigarros y bebidas saborizadas, así como el aumento en el gravamen sobre la prestación de servicios de hospedaje, además de la reducción en el gasto federalizado y la modificación al etiquetado en productos, son otros factores que vuelven más difícil el panorama.

Mencionó que también la política fiscal federal hace que se vea intranquilo este año. “No por ir por los factureros, por ir por la evasión fiscal, se tenía que castigar a toda la Iniciativa Privada. Muchas veces una omisión se puede dar porque un contador no hizo las cuentas adecuadas, no se debe perseguir al contribuyente”.

Poplawsky Berry añadió que la prohibición de bolsas de plásticos —de donde estima que se impacten a 50,000 empleos locales— es otro factor local que no favorece.

Dijo que el escenario internacional es complicado para el desarrollo económico de la capital, no solamente por el comportamiento comercial que están presentando algunos países, también por el conflicto en Medio Oriente, el cual puede llegar a mermar la posibilidad de llegada de nuevas inversiones.

“Ante el panorama económico complicado se prevé que las ventas del 2020 en la Ciudad de México registrarán un crecimiento de 1.5% respecto al 2019  —frente a 4.1% del año pasado— (...) El Producto Interno Bruto crecerá alrededor de 1.08%, la inflación tendría un aumento de 3.4% y la tasa de desocupación sería de 4.5%”, destacó.

Enfatizó que se prevé un incremento en el pan empacado, leches, refrescos, jugos, cigarros y otros productos, derivado del incremento al IEPS y el nuevo etiquetado, por el que las empresas tendrán que hacer una inversión cercana a los 5,000 millones de pesos.

El presidente de la Canaco precisó que durante el primer trimestre del año pasado se registró una derrama económica en ventas por 202,019 millones de pesos, lo que significó un incremento de 2.3% anual; para el segundo trimestre fueron 196,750 millones (crecimiento de 4.8%); para el tercer trimestre, 199,514 millones (3.5% más); finalmente, para el cuarto trimestre se tuvieron 283,033 millones (aumento de 4.9 por ciento).

[email protected]