El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de la capital del país, Jesús Padilla Zenteno, calificó el 2019 como un año positivo para la Ciudad de México en materia económica, aunque reconoció que en el 2020 el gran pendiente a resolver es la inseguridad.

En conferencia de prensa, destacó la inversión en infraestructura para obra pública, de 13,125 millones de pesos, así como la generación de 130,000 empleos formales a noviembre (primer lugar nacional).

Reiteró que, a pesar de que en este año pasaron momentos difíciles, como la incertidumbre entre el empresariado local por las políticas económicas nacionales y por los retrasos en el Tratado entre México, Estados Unidos, Canadá, el gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo atendió estas preocupaciones y creó certidumbre.

El presidente local de la Coparmex acotó que, al ser éste el primer año de gestión de la jefa de Gobierno, estuvo en una curva de aprendizaje, aunque sostuvo que confía en que durante el 2020 bajen los índices delictivos y se genere mayor estabilidad.

“El reto del país es la inseguridad y la economía. El reto de la Ciudad de México es la inseguridad, pero también el de retomar más el crecimiento económico”, dijo.

Sobre la insistencia de la Iniciativa Privada (IP) de atender la inseguridad, indicó que “el dinamismo económico se puede ver afectado por las altas tasas de criminalidad. Mientras más seguridad haya, mayores oportunidades de crecimiento habrá (...) Seguiremos insistiendo en que se necesita mano firme (...) Necesitamos un sistema de justicia coherente y transparente (...) No dejaremos de reiterar este tema. Es el pendiente de la capital”, sostuvo.

Padilla Zenteno refirió que otro pendiente es la movilidad, debido a que ya no solamente se trata de un tema de crear tarifas accesibles, sino que se necesita mejorar tiempos y no contaminar a la urbe: “Tenemos que ver varios rubros como el costo de servicio, ocupación, ver qué pasa con los microbuses”.

Asimismo, reconoció a la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo y al Fondo para el Desarrollo Social, ya que en este año trabajaron en conjunto para apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas. “Son las empresas las que dan certidumbre (...) Hemos trabajado con éxito con estas dos dependencias, para el programa de fomento al empleo digno”.

Procesos de consultas

Después de que el lunes pasado el Gobierno de la Ciudad de México anunciara que para el 2020 las construcciones de grandes desarrollos inmobiliarios tendrán que pasar por un proceso de consulta pública, la Iniciativa Privada manifestó que se debe tomar en cuenta a la ciudadanía, pero sin inhibir la inversión.

Jesús Padilla expuso que es importante cuidar el desarrollo de infraestructura pública y privada, porque así se asegura la llegada de inversiones y la generación de empleos.

“Sobre el tema de la consulta a los grandes desarrollos inmobiliarios, me parece que tenemos que hacer persistir el esfuerzo del inversionista privado (...) No podemos permitir que los intereses específicos de ciertos habitantes de la zona vayan en contra de la necesidad de crecimiento y desarrollo económico de esta ciudad”, respondió a El Economista.

“Hacemos un llamado al Gobierno de la Ciudad de México para evitar que este tipo de consultas vaya a contaminar e inhibir la posibilidad de mayor inversión”, destacó.

Por su parte, Armando Díaz Infante Chapa, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en la Ciudad de México, aseguró que los procesos de consultas públicas para grandes desarrollos inmobiliarios son modelos que se efectúan en las urbes más importantes del mundo, como Nueva York, Londres y París.

“El país que está más avanzado (en procesos de consultas) es Suiza. Lo veo como algo lógico. Que se alineen los intereses de los empresarios con los ciudadanos”, acentuó.

En este nuevo proceso, se debe cuidar la llegada de capitales. “El detalle es que no se detengan las inversiones (...) Sí veo positiva esta medida, pero que se garantice la inversión”, aseveró.

El presidente local de la CMIC solicitó que se revisen los lineamientos que estipulan cuáles son los grandes desarrollos inmobiliarios, así como “los que generen conflictos vecinales”.

Este lunes, Sheinbaum Pardo dio a conocer que las construcciones de grandes desarrollos inmobiliarios, como centros comerciales y torres superiores a 40 pisos, tendrán que pasar por un proceso de consulta pública.

Detalló que esta decisión se tomó porque se busca mejorar el control sobre el proceso de crecimiento de la mancha urbana y generar acuerdos entre la Iniciativa Privada y los habitantes locales.

[email protected]