Debido a que S&P Global Ratings considera que el Estado de México mantendrá un sano desempeño presupuestal y una sólida posición de liquidez en los siguientes dos años, la agencia ratificó la calificación de la entidad en “mxA+”, con perspectiva Estable.

“La calificación también considera el compromiso de la administración financiera del estado con la implementación de políticas fiscales prudentes y un muy bajo nivel de deuda. Otros factores de calificación incluyen la economía local que, a pesar de su tamaño, aún se compara negativamente, en términos per cápita, con sus pares nacionales”, indica la calificadora.

Añade que la desaceleración de la economía mexicana y la disminución de la confianza del sector privado podrían derivar en un menor crecimiento que en el pasado. Al igual que el resto de los territorios mexicanos, señala, el Estado de México opera bajo un marco institucional en evolución y desbalanceado.

De acuerdo con S&P, el Estado de México mantiene un sólido desempeño presupuestal a pesar de la reducción en las transferencias federales etiquetadas. “Esperamos que continúe controlando de manera efectiva el crecimiento de sus gastos a fin de mantener un sólido desempeño presupuestal, contrarrestando así las presiones derivadas de la reducción en las transferencias etiquetadas (diferentes a participaciones y aportaciones) del gobierno federal”.

La calificadora considera que el estado presentará superávits operativos promedio de 9% de los ingresos operativos durante el periodo 2020-2022, algo por debajo del promedio de los últimos tres años de 12 por ciento.

También espera que los gastos de inversión oscilen en torno a 30,000 millones de pesos en el 2020, parcialmente fondeados con la deuda de largo plazo autorizada. Para 2021-2022, prevé un menor gasto de inversión como política de ajuste para afrontar la reducción de las transferencias federales asignadas para un fin específico. “Estimamos que los balances, después de gastos de inversión, mostrarán en promedio, déficits moderados de 1% de los gastos totales en 2020-2022”.

La evaluación del desempeño presupuestal de S&P incorpora asimismo los costos relacionados con el sistema de pensiones de la entidad y la falta de una reforma que permita mitigar la presión que ejercen estas erogaciones sobre el presupuesto.

Al cierre de la deuda directa del estado (sin considerar dos créditos cupón cero) llegó a 38,582 millones de pesos. Se espera que en el 2020 el estado contrate deuda de largo plazo hasta por 6,000 millones de pesos para financiar parte de su plan de infraestructura pública (carreteras y seguridad).

[email protected]