El valor de la construcción de edificaciones generado en las entidades federativas durante los primeros 11 meses del 2017 reportó una caída real, propiciada en gran medida por las contracciones en las regiones sur-sureste y norte.

En dicho periodo se destinaron 179,337.8 millones de pesos en total para la construcción de vivienda, edificios industriales y comerciales, escuelas, hospitales, lo cual significó un descenso anual de 2.2%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta variación negativa resultó ser la segunda adquirida por la administración federal actual (5.7% en el 2013).

Al respecto, Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), expuso que por parte de la obra pública, el recorte de recursos, así como la estrategia para incentivar el comercio exterior promovida por el gobierno federal, afectaron la industria de la construcción en general.

En lo que compete al sector privado, el especialista del Tecnológico de Monterrey Raymundo Tenorio Aguilar indicó que la producción de edificaciones se ha mantenido sin ritmo desde el 2013 y únicamente se han visto favorecidas las zonas conurbadas del país.

Además, la elevación de las tasas de interés, lo que limitó la contratación de hipotecas por parte de las familias, y los incrementos en los costos de los insumos, acabó implicando la fuerte desaceleración de la construcción, refirió el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de la Cruz Gallegos.

El sur-sureste fue la zona con el mayor desplome en la producción de edificaciones, de 22.1%, cuyo valor fue de 24,793.1 millones de pesos, es decir, 13.8% del total.

De ocho estados dentro de la región, siete presentaron pérdidas a tasa anual real; Oaxaca ocupó el primer sitio con el desplome más pronunciado, de 40.2%, seguido por Quintana Roo con 38.0%, Campeche con 37.9% y Guerrero 28.6 por ciento.

Sobre esta situación, Tenorio Aguilar dijo que existe un problema de desinversión, aunado a la venta de inmuebles, como en los casos de Campeche y Tabasco, donde la construcción perdió ritmo desde el 2014, principalmente porque la gente que vivía ahí y se dedicaba a la industria petrolera, que se encuentra en una situación de zozobra por la disminución de la producción de hidrocarburos y los bajos niveles de los precios internacionales, está migrando.

El analista del CIEP añadió que el cambio de modelo de vivienda que se hizo desde inicio de sexenio, el cual promueve el uso de inmuebles de clase media cercanos al lugar de trabajo en vez de los modelos masivos y económicos, provocó que cayeran algunas edificaciones en subsidios y, al mismo tiempo, se detuviera la ejecución de nuevas obras.

“Hay una gran cantidad de vivienda abandonada en algunas zonas y esto ya no estimula una mayor inversión para nuevos proyectos, porque se ha optado por rescatarlas y construir sobre esos mismos terrenos nueva infraestructura”, señaló.

En el sur-sureste, los máximos exponentes fueron Quintana Roo (27.7% del total de edificaciones), Yucatán (21.7% y el único con aumento), Chiapas (11.7%) y Guerrero (8.6 por ciento).

Las entidades del norte, en conjunto, mostraron un comportamiento desfavorable al mostrar una variación anual de 4.9% en los primeros 11 meses del 2017; la asignación de recursos para el tipo de obra de edificación fue por 61,381.5 millones de pesos.

Los territorios con los mayores descensos fueron Durango (43.2%), Sinaloa (36.6%), Tamaulipas (25.0%) y Chihuahua (21.7%); Nuevo León, con un retroceso de 1.5%, ostentó 35.6% de la producción regional.

En ambas regiones con detrimento en las obras de edificación se observó a cuatro estados con cifras positivas, una en el sur-sureste y tres en el norte: Yucatán (11.0%), Baja California Sur (107.1%), Coahuila (38.0%) y Baja California (0.8 por ciento).

Dinamismo en el centro

En oposición, a noviembre del año pasado, la zona centro obtuvo el mejor crecimiento anual, de 9.0% y con una participación de 18.3% del valor de la edificación total, como consecuencia de los aumentos en Morelos (66.5%), el Estado de México (32.0%) y la capital del país (13.3%); estos dos últimos territorios reportaron una contribución de más de tres cuartas partes de la producción regional.

El centro-occidente también consiguió una variación anual positiva (5.9%) en el periodo de análisis, liderado por Nayarit (incremento de 65.1%), San Luis Potosí (25.6%), Jalisco (23.8%), Aguascalientes (7.0%) y Guanajuato (0.8 por ciento).

El director del Idic manifestó que los ritmos de crecimiento de la actividad económica del occidente y centro de México se han mantenido pese a los recortes en obra pública, ya que son sociedades activas.

Jalisco destinó la mayor cantidad de recursos dentro de la región, de 15,326.4 millones de pesos (25.4% en la zona y 8.5% en la República), y a nivel nacional se ubicó sólo detrás de Nuevo León.

El especialista del Tecnológico de Monterrey acentuó que la instalación de empresas logísticas, centros comerciales y conjuntos habitacionales en la zona metropolitana de Jalisco, como Zapopan y Tonalá, lo que se llama efecto de expansión urbana, ha permitido que siga creciendo el valor de producción de la edificación.

Del otro lado, los estados que se contrajeron en centro-occidente fueron Querétaro (23.3%), Zacatecas (20.0%) y Michoacán (18.2 por ciento).

primera junta del consejo del fideicomiso de turismo del estado

Hoteleros de Nuevo León invertirán 85 millones de dólares en el 2018

Monterrey, NL. Como parte del auge del sector turismo en la entidad, en el 2018 se abrirán siete nuevos hoteles que están en proceso de construcción, con una inversión de 85 millones de dólares, afirmó José Treviño, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles de Nuevo León.

“La oferta hotelera va a crecer 12% en el 2018, ya que vienen alrededor de 1,600 cuartos hospedaje adicionales, con siete hoteles que se encuentran en construcción”, indicó durante la primera junta del Consejo del Fideicomiso Turismo Nuevo León.

En dicha reunión se definieron estrategias para este año, a fin de incentivar la realización de convenciones y eventos internacionales que impulsen al sector.

José Treviño dijo que el Fideicomiso logró cerrar grandes eventos deportivos que se van a realizar en el 2018, como partidos de la NBA, del Gran Fondo de Nueva York (ruta ciclista), juegos de Grandes Ligas de Beisbol, el WTA de tenis femenil internacional, entre otros.

Al cierre del 2017, Nuevo León alcanzó una ocupación hotelera de 68%, con 13,850 cuartos de hospedaje de un total de 98 hoteles.

En la reunión encabezada por el secretario de Economía y Trabajo, Fernando Turner Dávila, los miembros del Fideicomiso acordaron continuar trabajando con iniciativa privada y el gobierno estatal para posicionar a la entidad como uno de los destinos más atractivos para visitantes de negocios.

“Hemos logrado un aumento significativo en el número de visitantes, en fortalecimiento de la industria aérea, un crecimiento de la infraestructura para eventos, de hoteles y una mejora en toda la industria turística”, declaró Turner Dávila.

Mientras el subsecretario de Turismo, Miguel Ángel Cantú, aseguró que Nuevo León recibió por vía aérea más de 2 millones de visitantes en el 2017 y creció 17% a tasa anual el número de huéspedes en hoteles. (Con información de Lourdes Flores)