A partir del entorno de crisis económica que tuvo lugar en el 2008, las empresas de manufactura japonesa que se dedican a la electrónica consideraron seriamente el incursionar en otros giros como la industria automotriz.

Así lo declara en entrevista Takashi Miyazaki, presidente de la Asociación de Maquiladoras Japonesas en Tijuana (JMA, por su sigla en inglés), al referir que la competencia con países como China y Corea ha perjudicado a las empresas niponas.

El dirigente menciona que aquellas empresas dedicadas a la fabricación de aparatos electrodomésticos son de las más afectadas por la competencia desleal, por lo que algunas están comenzando a producir autopartes como una manera de diversificarse.

El sector electrónico o sector de aparatos electrodomésticos está sometido a una competencia muy cruenta de terceros países como China y Corea y nuestro negocio no está floreciendo, podríamos decir que está reduciéndose, prácticamente, y muchas empresas están pensando reorientar su giro, principalmente hacia el sector automotriz , expresa.

La JMA tiene un padrón de 72 empresas afiliadas, las cuales en su mayoría se dedican al sector electrónico; entre las más destacadas están Panasonic, Sanyo, Kyocera, Toyota y Sharp.

LA DEBACLE ECONÓMICA ?ROBA CÁMARA A LA TV

Y aunque Tijuana llegó a ser la capital mundial del televisor, Takashi Miyazaki comenta que la crisis económica sí ha tenido repercusiones en la producción de las mismas, dado que no se trata de artículos de primera necesidad, además de la competencia de menor calidad.

Sin mencionar cifras, el Presidente de la JMA asegura que las empresas japonesas establecidas en Baja California mantienen planes de inversión y de crecimiento en el corto, mediano y largo plazo, pues la calidad de mano de obra y la experiencia que se tiene en la región en cuanto a manufactura es importante para los corporativos.

Ante ello, una de las estrategias que las empresas niponas han visto para sortear la crisis es el diversificarse, como es el caso de Kyocera, que decidió incorporar desde hace cuatro años la producción de paneles solares a su tradición de manufacturar componentes electrónicos para celulares.

En Baja California se asienta la mayor concentración de empresas japonesas, 73, las cuales, según cifras de la Secretaría de Desarrollo Económico del estado, del 2002 al 2009 invirtieron 662 millones de dólares, generando actualmente 43,000 empleos directos en la región.

scervantes@eleconomista.com.mx