Puebla, Pue. La contratación de personal por parte de las industrias disminuyó 20% en el primer semestre del 2019 respecto al mismo periodo del año pasado, por lo que han apostado a la automatización de áreas donde dejó de ser necesario tener supervisión para hacer frente al cobro del Impuesto Sobre Nómina (ISN) de 2.5 por ciento.

Para este año, en la Ley de Ingresos de Puebla se pretende captar 2,942 millones 595,732 pesos con el cobro del ISN, mientras que el 2018, cuando se cobraba 3%, se obtuvieron 2,861 millones 88,201 pesos.

Dirigentes locales de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) y del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) comentaron que al no bajar el gravamen a 2%, como estaba antes del 2014, los planes de crecimiento en mano de obra se debieron replantear y las inversiones se redireccionaron para comprar equipos que reemplacen ese trabajo en algunos procesos productivos.

Fernando Treviño Núñez, presidente de la Coparmex, refirió que el gobierno de Antonio Gali Fayad había ofrecido que en la Ley de Ingresos 2019 se redujera 1%, lo cual no ocurrió con el argumento de que podría impactar en la captación propia para la nueva autoridad que entró en funciones en diciembre del año pasado.

Ante esa posición de la administración estatal, las empresas tuvieron que hacer reestructuras para hacer frente al gravamen, del cual siempre han estado en contra desde que se creó en el sexenio de Mario Marín Torres.

Mencionó que invertir en la modernización implica capacitación y contratación de personal; sin embargo, ahora cambió la perspectiva por tener a máquinas que realizan el trabajo de 10 personas, y con ello bajan los gastos en salarios.

Condiciones

El presidente de la Canacintra, Gabriel Covarrubias Lomelí, consideró que el escenario nacional y local actual no da para pensar en reclutar a más fuerza de trabajo sino buscar mejores opciones para hacer más eficientes los procesos productivos con menos gente.

Aclaró que no han despedido personal, pero sí tienen que pensar en aumentar el trabajo con una automatización, que les implique abaratar costos hasta en 40% a mediano plazo.

Desde su punto de vista, las autoparteras, textiles y agroindustrias son las que más recurren a la automatización, la cual han aplicado para evitar errores en fabricación que representan costos y pérdida de tiempo.

Consideró que al ser sectores importantes para la economía local requieren más apoyos y no carga fiscal, porque están en constante rotación de personal, lo cual afecta a la competitividad de las empresas.

Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, presidente del CCE, explicó que tras evaluar el impacto del cobro ISN durante el 2018, las industrias valoraron que, de cada 10 contrataciones que se realizan en los primeros dos meses se bajara a ocho, la cual mantendrán en lo que reste del presente año.

Puntualizó que aun cuando el gobierno estatal ofreció estímulos fiscales por inversiones y generación de empleos, “no podemos tomar riesgos, ya que el aumento del ISN sí nos limitó”.

Dijo que insistirá al gobernador Miguel Barbosa Huerta que se reduzca a 2% para el 2020, pero “el sueño” de los empresarios es desaparecerlo.

[email protected]