La deuda de Monterrey aumentó 45% en tan sólo un año, al pasar de 1,535 millones de pesos en el 2010 a 2,222 millones en el 2011, debido principalmente a un mayor gasto en seguridad y proyectos de obra pública.

Actualmente el municipio es el segundo más endeudado a nivel nacional, solamente superado por Tijuana.

El alcalde de Monterrey, Fernando Larrazabal, aseguró que pese a los recursos limitados que tuvo en su administración, ha impulsado uno de los programas de inversión pública más ambiciosos, que incluye diversos proyectos viales en la zona poniente del ayuntamiento, donde se concentra más de 70% de los habitantes regiomontanos.

AL DETALLE

Los 2,222 millones de pesos de deuda están distribuidos en seis créditos con cuatro instituciones financieras: Banobras, Afirme, Bancomer y Banco del Bajío, según la Tesorería municipal.

A Banobras adeuda 1,172 millones de pesos, de los cuales 739 millones corresponden a una restructuración de pasivos ejercidos hasta el 2004 por ese municipio. El restante (433 millones) son los pasivos contratados por Larrazabal en el 2010.

Con Afirme la deuda asciende a 469 millones de pesos, con Bancomer a 292 millones y con el Banco del Bajío aproximadamente a 272 millones.

El diputado local Héctor Gutiérrez de la Garza, afirmó que sería irresponsable permitir que el ayuntamiento continúe incrementando su deuda, ya que sus ingresos se encuentran limitados, lo cual reduce su margen de maniobra.

PONEN TOPES

Por ello, comentó que el Congreso tomó la decisión de limitar la contratación de créditos municipales, no sólo a Monterrey, sino también a alcaldías como San Nicolás, Escobedo, Apodaca y Santa Catarina, que también enfrentan un endeudamiento relativamente elevado.

En el caso de Monterrey, dijo que en el 2012 solamente podría asumir deuda adicional equivalente a 5% de su presupuesto, lo que representaría un monto de obligaciones financieras adicionales por 141 millones de pesos.

[email protected]