La magnitud de los pasivos por pensiones no fondeados de estados y municipios, así como la deuda financiera de corto plazo no documentada, son riesgos mayores para el perfil financiero de las entidades federativas que sus deudas públicas, afirmó Alberto Jones Tamayo, director general de Moody’s México.

Al participar en el Foro La Deuda de los Estados, el directivo comentó que la gestión de pasivos por pensiones puede significar para algunas entidades, como San Luis Potosí, hasta 250% de sus ingresos propios.

En casos similares se encuentran el Estado de México, Nuevo León, Querétaro y Chiapas, precisó.

De acuerdo con el directivo, aun cuando la contingencia varía de forma importante de un estado y otro, la presión presupuestal por el pago de pensiones será importante para un buen número de entidades en el mediano y largo plazos .

Más tarde aseveró que el mediano plazo es dentro de unos 10 años. Consideró que estos pasivos limitarán aún más l a poca flexibilidad financiera con la que cuentan las entidades y, por ello, comentó que es ahora cuando se tiene que comenzar a hacer un diagnóstico del problema para tratar de resolverlo, como se hizo con la reforma de pensiones del ISSSTE.

El objetivo es que no vayan a saltar más tarde pasivos mayores y poco manejables, como ha sucedido ahora con Grecia, observó.

En el mismo evento participó el director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Juan Pardinas, quien declaró que el año pasado, Veracruz presentó el primer problema por la falta de fondeo de sus pensionados y tuvieron que desviar fondos destinados a la infraestructura para financiar los cheques de los trabajadores retirados.

DEUDA CONTROLADA

De acuerdo con el directivo, entre los 25 estados que califica la agencia, sólo 13 registraron un incremento en su endeudamiento entre el 2009 y el 2010. Pero en ninguno de los casos se ha visto un incremento tal que haya motivado una acción de calificación a la baja. Se trata de Aguascalientes, DF, Guanajuato, Chihuahua, Nuevo León, Puebla, Tamaulipas, Veracruz, Guerrero, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo y Zacatecas.

Para el caso de los municipios que califica, que son 48, en 31 registraron un incremento en su endeudamiento. Sin embargo, esto no les ha significado un cambio importante en el perfil financiero, matizó.

Refirió los casos de Aguascalientes y Zacatecas, que el año pasado y a principios de este 2011 se negaron a pagar una deuda financiera. Aunque han reconocido ya la obligación, dijo, y la están enfrentando sentaron un precedente que no se eliminará con facilidad.

[email protected]