Monterrey, NL. Los resultados del Taller de Diagnóstico y Planeación Turística: Destination Next que se realizó poco antes de que iniciara la pandemia del Covid-19 revelaron que Nuevo León se encuentra como destino de vanguardia y ahora se trabaja en plantear las estrategias más significativas que el destino Monterrey debe implementar para tener un mayor impacto rumbo al 2025.

Mauricio Magdaleno, director general del Clúster de Turismo de Nuevo León comentó a El Economista que “los resultados van a servir para trazar una ruta estratégica de Monterrey al 2025, para las campañas políticas (a la gubernatura en octubre próximo)”.

Explicó que la planeación a futuro del sector no debe depender de quién llegue al poder y qué visión tenga, porque la industria turística no debe detenerse, sino mantener la colaboración de gobierno, empresas y academia, “pero no regirse por decisiones gubernamentales”.

Cabe mencionar que la herramienta de evaluación Destination Next fue desarrollada en el 2015 por MMGY NextFactor y Destinations International para crear una metodología basada en datos que tiene como objetivo ayudar a las organizaciones de destinos, brindando una visión común y estrategias prácticas para el éxito sostenible en un mundo que cambia drásticamente.

El directivo anotó que se evaluaron 20 variables, entre ellas: la fuerza del destino, infraestructura, instalaciones, así como apoyo comunitario.

Hace tres años que se realizó esta evaluación el destino estaba en riesgo, “lo que queremos medir es si se ha logrado incidir en optimización de resultados y cómo podemos seguir mejorando para tener un destino más competitivo”, explicó.

Así como se trabajó antes en la marca Nuevo León Extraordinario, ahora el objetivo es potenciar la marca Monterrey.

Situación crítica

En otro orden de ideas, Mauricio Magdaleno explicó que para el sector la situación es crítica, porque si bien los hoteles pueden operar a ciertas capacidades puede registrarse baja demanda por la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19 y aún no se tiene una perspectiva de cuándo se podrá recuperar el sector.

La industria que más ha resentido el cierre de actividades no esenciales es la de eventos, recintos, “hemos pedido abrir parques temáticos y museos, puede haber flujo controlado, con protocolos, lo mismo para eventos pequeños en centros de congresos y convenciones, con eventos de 25 a 50 personas”.

Dijo que es un panorama sombrío para Nuevo León y para el país, y se perderán muchos empleos.

[email protected]