La calificación de Aa1.mx en escala nacional y de Baa1 en escala global de Querétaro son reflejo de los resultados financieros prácticamente balanceados que generan financiamiento interno para proyectos de capital y niveles estables y moderados de deuda, informó Moody’s en su opinión crediticia para el estado.

De acuerdo con el documento, entre los fundamentos de calificación, refiere que los resultados del estado registran que en promedio representaron -0.8% del total de los ingresos entre 2007 y 2011, lo que refleja la capacidad estructural para generar financiamiento interno para proyectos de capital sin el uso de deuda.

Si bien Querétaro ha registrado tres déficit consolidados consecutivos en el periodo 2009-2011, éstos permanecen moderados (-3.1% en promedio) y se espera que regresen a niveles positivos en los próximos años , prevé la calificadora.

Dichos resultados -sostiene-, están respaldados por ingresos propios elevados y crecientes, que se han incrementado a una tasa de crecimiento compuesta anual de 17.5% entre el 2007 y el 2011, y representan 11.9% del total de los ingresos promedio, el cual es un nivel relativamente alto con respecto a otros estados calificados .

Liquidez y deuda

No obstante que la liquidez, medida por el capital de trabajo neto, cayó a 5.8% de los egresos totales en el 2011 desde un elevado 22.8% en el 2007, continúa siendo adecuada para su perfil crediticio, asegura.

En lo que refiere a deuda directa e indirecta neta, informa que -como porcentaje del total de los ingresos- permanece relativamente estable, en 10.7% en el 2011 de 10.3% que se presentó en el 2007.

Lo cual constituye una de las principales fortalezas crediticias de Querétaro , destaca.

Sin embargo -refiere-, acorde a un estudio actuarial del 2012, el valor presente del pasivo de pensiones no fondeado de Querétaro es de aproximadamente 38,600 millones de pesos o 171% de los ingresos del 2011, un elevado nivel en relación con otros estados mexicanos calificados.

Para reducir el pasivo no fondeado, el gobierno continúa buscando una reforma; por lo que -dice-la implementación de ella en un horizonte de mediano plazo podría apoyar la calidad crediticia del estado.

Previamente, un estudio de Aregional dio a conocer que, de las 32 entidades federativas del país, 20 –entre ellas, Querétaro-no pueden garantizar el pago de pensiones y jubilaciones de sus trabajadores en el largo plazo.

Las reformas al sistema del Estado de México y Durango son insuficientes; con cambios pendientes a su régimen, están Baja California, Chiapas, Chihuahua, Colima, Guerrero, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas, mientras que aquellos que necesitan transformaciones en su estrategia son: Michoacán, Morelos, Querétaro, San Luis Potosí, Tlaxcala y Yucatán.

[email protected]