Puebla, Pue. En América Latina la desigualdad representa un gran desafío porque hay alrededor de 184 millones de personas que viven en pobreza, exclusión y marginación, los cuales se concentran en las principales ciudades, sostuvo el embajador de la Alianza Smart Latam, Antonio Gali Fayad. 

Al inaugurar la Smart City Expo Latam Congress 2019 en Puebla que concluye el jueves próximo, indicó que es preocupante que 62 millones de esa cantidad se encuentren en pobreza extrema, por lo que se deben mejorar las políticas públicas para generar oportunidades y frenar esa condición. 

Las ciudades son espacios colectivos de permanencia e identidad, centros neurálgicos que requieren de la promoción de inclusión, de la promoción de mejores territorios, abundó. 

Indicó que estos tiempos de avances tecnológicos también se tiene carencia en acceso a servicios, por ejemplo, de internet, ya que 43% de la gente en Latinoamérica carece de conexión, siendo fundamental la conexión a la banda ancha para romper la marginación y el rezago. 

La llegada de inversiones a una urbe no sólo debe implicar crecimiento económico, sino equidad social y sustentabilidad ambiental, los cuales son factores para la sostenibilidad de las ciudades, añadió. 

Por su parte, el presidente de Fira Barcelona México, Manuel Redondo, sostuvo que la innovación tecnológica es aliciente, pero debe darse una cogestión y cocreación entre gobierno y sociedad, más allá de las orientaciones políticas para generar más inclusión de la sociedad. 

Inclusión radical  

El presidente de Fira Barcelona México indicó que la inclusión radical debe ser el enfoque con el cual autoridades deben generar sus políticas públicas, porque de lo contrario no se cumple el objetivo y que es fundamental para combatir la pobreza que se refleja en altos índices, los cuales se aminoran a pasos lentos porque cada gobierno viene con su propia visión y no se traza un programa a largo plazo para dar mejores resultados. 

“Demanda de movilidad social, concentración inequitativa de la riqueza y demanda de servicios, son parte de los escenarios que enfrentan las zonas urbanas, por ello la necesidad de conformar comunidades resilientes, inclusivas y equitativas”, expresó. 

El director regional para Latinoamérica y el Caribe de ONU Hábitat, Elkin Velásquez de ONU Hábitat, afirmó que hay retos y desafíos de países de renta media, como capacidad institucional, productividad, adaptación al cambio climático y avanzar de manera definitiva en la inclusión radical, en una de las regiones más inequitativas del mundo. 

Mencionó que cada ciudad debe aprovechar sus potencialidades para ser más competitivos, pero impulsando proyectos de colectividad y no de individualismo, porque no contribuyen a un desarrollo sostenible. 

[email protected]