El índice de deserción y reprobación anual es de 45% en los planteles de bachilleres Salvador Allende, de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), considerado como muy alto por la directora Rosa María Vázquez Cabrera.

Indicó que poseen una matrícula estudiantil de 6,400 alumnos, de los que 65% es mujer y 35% hombre, en los dos turnos.

Autoridades han detectado que parte de las causas por las que los jóvenes truncan sus estudios están los problemas familiares y económicos.

Para enfrentar esto, la dirección de Desarrollo Académico presentó el Programa Institucional de Tutorías ante el Consejo de la UAQ, el cual fue aprobado por unanimidad. El plan tiene como objetivo disminuir las tasas de abandono de los estudios, potenciar la formación integral del alumnado, facilitar la adaptación del alumno al entorno escolar y abatir los índices de reprobación y rezago.

El programa de tutorías incluye las áreas médica, nutrición y psicología, con las que cuenta la UAQ, para que los alumnos se acerquen cuando necesiten ayuda.

Concepción Hernández, directora de Desarrollo Académico, comentó que este proyecto sistematizará el trabajo académico que se hace con los jóvenes, quienes de acuerdo con encuestas realizadas, han expresado que la escuela es la principal institución de confianza, incluso por encima de la propia familia.

Explicó que en los bachilleres se cuenta con infraestructura y personal capacitado para la atención de los alumnos, además de que los catedráticos están preparados para asesorar.

Concluyó que el proyecto es un esfuerzo de la UAQ, con el fin de mejorar la eficiencia terminal del bachillerato.