Guadalajara, Jal. Será hasta el quinquenio 2020-2024 cuando el aeropuerto internacional de Guadalajara cuente con una segunda pista, siempre y cuando el gobierno federal resuelva antes el conflicto legal que mantiene con los ejidatarios por la posesión de los terrenos donde se encuentra asentada la terminal aérea.

De acuerdo con Fernando Bosque, director general del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), dicho proyecto requiere una inversión de 2,500 a 3,000 millones de pesos que el grupo operador ya tiene proyectados pero falta, dijo, que los terrenos estén disponibles.

Desarrollar más capacidad en el campo de vuelos es un tema de hace muchos años; está en los planes de expansión del aeropuerto desde hace una década completa. De hecho, en el plan de desarrollo que se acordó en el pasado año con la autoridad aeronáutica, se prevé que en el segundo quinquenio de este período; es decir, del año 2020 al año 2024, se disponga de una segunda pista , indicó Bosque Mohino.

Sin embargo, el director general del GAP subrayó que para disponer de esa pista, tenemos primero qué disponer del terreno, desarrollar el proyecto y luego hacer la construcción .

Fernando Bosque detalló que del total de superficie requerida para la construcción de la pista, alrededor de 60 hectáreas se encuentran inmersas en el litigio que mantienen la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el ejido El Zapote, mientras que otras 150 hectáreas de terreno se encuentran entre el Régimen de Propiedad Ejidal y en manos de particulares.

Todo eso hay que irlo resolviendo y avanzando durante 2016. Esperemos que una vez que se resuelva la disposición de los terrenos, hagamos el proyecto y vayamos adelantando un poco lo que comprometimos para tener listo en el año 2022 , puntualizó el director del GAP.

Próxima solución

Explicó que no obstante que el aeropuerto internacional de Guadalajara está asentado sobre los terrenos cuya propiedad reclama el ejido El Zapote, no toda la superficie forma parte de la disputa legal.

El director general de GAP, Fernando Bosque, anticipó que las partes en conflicto están por llegar a un acuerdo supletorio que permitiría destrabar, en los próximos cuatro meses, la disputa por dos terceras partes de la superficie donde se encuentra asentado el aeropuerto.

El problema de los ejidatarios es sobre los terrenos que hoy en día ocupa la mayor parte del aeropuerto, no todo. Hay unas 260 hectáreas del ejido, en El Zapote, que están reclamando que no se expropiaron formalmente , sostuvo.

promo@eleconomista.com.mx