El crecimiento económico que registra el estado debe dirigirse a incrementar los niveles de bienestar de la población, expuso el presidente del Colegio Queretano de Economistas (CQE), Arturo Muñoz Villalobos.

Indicó que las políticas públicas del estado deben dirigirse a mejorar la calidad de vida de los habitantes, por lo que será imprescindible conocer las líneas estratégicas que marcarán el Plan Estatal de Desarrollo.

También explicó el aumento poblacional conlleva presiones para las finanzas públicas, dado que se presenta una mayor demanda de servicios de salud, infraestructura, educación e incluso desarrollo urbano.

Creo que éstos son los retos que hoy tiene el estado, los retos que hoy tienen tanto el gobierno del estado como los gobiernos municipales, sobre todo en los municipios metropolitanos donde el dinamismo económico, el crecimiento económico, ha generado la atracción de población , expuso.

A este contexto se añade la concentración económica que se ha originado en la entidad, la cual tiene como principales captores los municipios de Querétaro y El Marqués; por lo tanto deben delinearse acciones para promover la dispersión del crecimiento económico, pues está atrapado en municipios de la zona metropolitana.

Dentro de los retos que estamos mencionando está el cómo inducir el crecimiento hacia otros municipios donde desafortunadamente no se permean estos niveles de crecimiento económico. Yo creo que en términos de políticas públicas se deberán ir definiendo cuáles son estas áreas del crecimiento , explicó el economista.

Es necesario que se comiencen a definir las áreas de crecimiento económico en las que se trabajará, con una visión de seis e incluso a 15 años.

Radiografía

En el 2014 el Producto Interno Bruto de Querétaro creció 7.8%, ubicándose como la segunda entidad con mayor impulso en el país, y con 2.2% por arriba de la media nacional, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

La industria representó una de las áreas de mayor dinamismo; consecutivamente sobresalen las actividades primarias, así como el sector comercio y de servicios.

Sin embargo, de una Población Económicamente Activa de 800,055 personas, 5.3% (42,666 personas) está dentro de la población desocupada.

En el campo laboral, el estado registra diversas brechas entre el nivel de ingresos de la población ocupada.

La mayoría, cerca de 42%, percibe un ingreso de entre dos y cinco salarios mínimos, mientras que sólo 1% tiene un ingreso de más de 10 salarios mínimos; en tanto que 5.9% no recibe ingresos y 4.5% menos de un salario mínimo.

[email protected]