Cancún, QR. Un nuevo escándalo estalló en el ayuntamiento de Benito Juárez (Cancún), luego de que el décimo regidor de Salud y Asistencia Social, Antonio Meckler Aguilera, presentara una denuncia en contra del actual director de Ingresos Coordinados y Cobranzas del municipio, Hugo Favio Bonilla Iglesias, por el cobro irregular del Impuesto Predial durante el anterior trienio.

Este hecho habría significado un desfalco para el ayuntamiento del orden de los 48 millones de pesos.

Bonilla Iglesias ocupó el cargo de director de Ingresos del ayuntamiento de Benito Juárez y está acusado de desempeño irregular de la función pública y daño patrimonial, por haber permitido que alrededor de 100 predios pagaran menos de 10% de lo que les correspondía de la carga impositiva Predial.

El presidente municipal, Remberto Estrada Barba, aseguró que el inculpado presentó su renuncia al ayuntamiento de Benito Juárez una semana atrás, por lo que ya no pertenece a la actual administración.

Antonio Meckler Aguilera, quien puso la denuncia, indicó que el principal sospechoso del daño patrimonial es Hugo Favio Bonilla, pues fue durante su gestión que se permitió que varios predios pagaran menos de 10% de lo que les correspondía por dicho gravamen.

En algunos casos, dijo, la dirección de Ingresos emitió documentos de cobro y después emitía nuevos documentos con una cantidad más baja de lo que correspondía pagar, es decir, manipulaban la base de datos del catastro.

En otros casos se actuó a la inversa, es decir, se emitían recibos de cobro por cantidades mucho más altas de lo que correspondía pagar al contribuyente, tanto por Predial como por Impuesto Sobre la Adquisición de Bienes Inmuebles (ISABI), cuyos recursos nunca ingresaron a las arcas del ayuntamiento.

Explicó que había predios que tenían que pagar de 3 hasta 9 millones de pesos por el Predial y terminaron pagando de 200 a 300,000 pesos, según lo reportado por la Dirección de Ingresos.

Auditorías

Esto se deriva a las auditorías a la cuenta pública del 2014 aplicadas al ayuntamiento de Benito Juárez por parte de la Auditoría Superior del estado de Quintana Roo, la cual arrojó que el dinero que dejó de ingresar al ayuntamiento mediante estas prácticas es de 48 millones de pesos.

Además de la denuncia interpuesta en la Fiscalía General del estado, la denuncia será enviada a la Oficialía de Partes del Congreso de Quintana Roo para que la actual legislatura reabra la cuenta pública del 2014 y pueda confirmar estas anomalías.

jvazquez@eleconomista.com.mx