Sólo superado por Venezuela, México es el segundo país en América Latina con mayor insatisfacción de su democracia, advirtió el director general de Transparencia Mexicana (TM), Eduardo Bohórquez López, quien afirmó que la corrupción es uno de los grandes problemas del país.

Durante la impartición de la conferencia De la agenda de transparencia a la lucha contra la corrupción y la impunidad , el representante de TM reconoció que los problemas por los que atraviesa México en materia de corrupción se deben a que la sociedad ha sido permisiva con los gobernantes.

Estos problemas se traducen en falta de legitimidad de los representantes populares, pues 70% de quienes votaron por un diputado no se siente representado. Aseveró que la insatisfacción con la democracia se debe a que ni las alternancias políticas, ni las reformas a las leyes locales y nacionales han logrado el balance entre compromiso ciudadano y la democracia.

Estamos en una crisis de un tamaño que no estamos siquiera preparados para entender (...) No estamos insatisfechos con la democracia porque teóricamente haya fracasado; ha fracasado con regidores, presidentes municipales, diputados, senadores, gobernadores, ha fracasado en serio , remató.

Para Bohórquez López, ha sido el fracaso de las instituciones y de los servidores públicos lo que llevó a la sociedad civil a organizarse e incidir en la vida política a través del impulso a la Ley 3de3 y el fortalecimiento del Sistema Nacional Anticorrupción, órgano que será presidido por un grupo de ciudadanos.

No obstante, admitió que contar con mecanismos de transparencia no permite por sí solo combatir la corrupción; pues según la Métrica de Transparencia del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en el 2010 Querétaro era el lugar 29 en transparencia y 12 con menor incidencia de corrupción. La métrica pone a la Ciudad de México con la de mayor mecanismos de transparencia y a la vez encabeza los estados con más casos de corrupción.

Reflexionó que uno de los motivos por los que prevalece la corrupción es el bajo índice de sanciones contra los servidores públicos.