Debido al deterioro observado en el balance primario con tendencia deficitaria en los últimos años, HR Ratings revisó a la baja la calificación de “HR A-” a “HR BBB+”, con perspectiva Estable, al estado de Baja California.

La entidad ofrece moderada seguridad para el pago oportuno de obligaciones de deuda y, además, mantiene moderado riesgo crediticio, con debilidad en la capacidad de pago ante cambios económicos adversos.

“Al cierre del 2017, el balance primario de Baja California reportó un déficit equivalente a 3.2% de los ingresos totales. En lo anterior destaca el crecimiento en los ingresos de libre disposición (ILD) del estado de 14.4% para el 2017”, explicó la agencia en un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Esto se ha visto reflejado en el continuo uso de financiamiento a corto plazo por parte de la entidad, así como en el crecimiento de las obligaciones financieras sin costo (OFsC).

No obstante, el comportamiento creciente del gasto corriente se vio reflejado en que la entidad continuara con el comportamiento deficitario.

Cabe mencionar que el comportamiento del gasto corriente fue motivado principalmente por el incremento en transferencias y subsidios, así como transferencias a municipios, por lo que en el 2017 fue 9.0% mayor con respecto a lo observado durante el 2016.

Métricas de deuda

HR Ratings detalló que la deuda directa ajustada a diciembre del 2017 fue de 12,458.1 millones de pesos, mientras que en septiembre del 2018 se incrementó a 12,595.0 millones.

Lo anterior, debido a la adquisición de financiamiento adicional a largo plazo por 800 millones de pesos durante el 2018: con Bancomer, 370 millones, y Banorte, 430 millones.

Por lo tanto, a septiembre del año pasado, la deuda directa ajustada estuvo compuesta por 10,531.6 millones de pesos de deuda estructurada a largo plazo y 2.063.4 millones de financiamiento a corto plazo.

Debido al convenio de pago realizado con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Gobierno y Municipios del Estado de Baja California, las OFsC de la entidad pasaron de 5,979.2 millones de pesos en el 2016 a 7,734.7 millones para el 2017. Este convenio corresponde a adeudos del estado con el instituto, el cual reportó un saldo por 2,247.5 millones al cierre del 2017. Con esto, las OFsC respecto ILD pasaron de 30.4% en el 2016 a 34.4% en el 2017.

Sin embargo, se estima que la falta de liquidez que presenta el estado se vea reflejada en que las OFsC continúen incrementándose, así como en que continúe el uso de financiamiento a corto plazo, lo cual ha impactado el servicio de la deuda a ILD en los últimos ejercicios fiscales.

De acuerdo con el comportamiento en los ILD de Baja California, así como con las políticas implementadas para la contención del gasto, HR Ratings espera que el déficit en el balance primario disminuya a 2.2% al cierre del 2018, y a un promedio de 1.4% para el cierre del 2019 y el 2020.