Querétaro, Qro. Abastecer la demanda de vivienda de bajo costo es uno de los principales desafíos del país, problemática que se acentúa en Querétaro, donde el elevado costo de la tierra ha incidido en la poca disponibilidad de este segmento residencial.

El director del Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), Rodrigo Padilla Quiroz, dijo que en Querétaro prácticamente no hay vivienda económica en el mercado, ya que hasta el 5 de agosto del 2019, a través del Instituto del Fondo de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), se habían colocado 13 unidades de este tipo.

Del total de vivienda económica, 99% está en el segmento de vivienda usada, lo que demuestra el bajo nivel de casas nuevas en este tipo de unidad habitacional.  

“La vivienda económica prácticamente no existe en Querétaro, porque en lo que va del año se han hecho 13 operaciones y 99% de ellas ha sido de viviendas usadas (…) Es algo que pasa más o menos en todo el país. Desde que empezaron a bajar los subsidios, muchos productores fueron abandonando ese segmento de vivienda”, dijo.

 

Padilla Quiroz dijo que el número de créditos originados en el estado, a través de Infonavit, la menor parte, es decir, solo 13 créditos, se ejercieron en el segmento económico, 785 en el popular, 1,402 tradicional, así como 1,296 en la media, 403 en el segmento residencial y 20 en el nivel plus.

La vivienda económica es la que menor colocación tiene en el mercado. Desde el 2014 al 2018, el comportamiento de la vivienda financiada ha decrecido en este segmento.

Rodrigo Padilla dijo que el déficit de vivienda económica es un desafío generalizado en el país; aunado a que el subsidio federal para colocar este tipo de unidades ha tenido constantes recortes presupuestales.

A través del Infonavit, destacó, se han generado soluciones alternativas; sin embargo, dijo que es necesario crear más estrategias para atender la problemática, dado que la propuesta generada por el instituto no es la solución total.

“Es sólo una de las maneras de solucionar, creo que el Infonavit está trabajando mucho en ampliar el plazo para permitir que la mensualidad baje y de esta manera dar acceso a vivienda a ese segmento de la población, es otra posible solución y la vemos muy bien; creo que lo importante, cuando se tiene un reto como ese es no dejar de innovar hasta encontrar una solución”, destacó

Dijo que subsanar la demanda de vivienda económica es un reto que tiene tanto la banca como el sector público. 

El especialista dijo que otra estrategia podría ser reconocer los ingresos mixtos de las personas, tal es el caso de quienes trabajan como meseros que además de percibir un ingreso salarial perciben un ingreso por propinas.

“Hay mucha gente que trabaja en servicios como meseros, que las más de las veces reciben más de las propinas que de lo que reciben del sueldo y hay que trabajar mucho para saber bien como identificar ese ingreso, ver que tan estable es y a partir de esa información poder permitir a esas familias tener acceso a una vivienda”, declaró.

De manera anual, se estima que en Querétaro la demanda de vivienda de bajo costo es de 2,000 unidades al año, de acuerdo con el especialista en el sector y expresidente del Club de Industriales de Querétaro, Alfonso García Alcocer.

Al cierre del 2019, el Banco Inmobiliario Mexicano estima colocar 560 millones de pesos en Querétaro, de un total de 10,800 que se proyecta a nivel nacional.

[email protected]