Puebla, Pue. Deficiencias en servicios de la mayoría de los parques industriales y el encarecimiento de la tierra son factores que frenan la atracción de nuevas inversiones en Puebla, admitió el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) estatal, Gabriel Covarrubias Lomelí.

Indicó que las autoridades en funciones y las que entrarán en diciembre próximo no están visualizando en las zonas fabriles oportunidades para que lleguen más empresas y se detonen los empleos que se requieren.

La demanda añeja al gobierno estatal para invertir una parte del Impuesto sobre Nómina (ISN) a la mejora de servicios en los parques industriales, mencionó, continúa sin la atención, aun cuando debería ser prioridad.

Covarrubias Lomelí dijo que las industrias han venido cumpliendo con sus obligaciones fiscales tanto con el gobierno estatal y los municipios donde están los parques, por lo que esperan que haya esa retribución en mejores servicios y no propiciar que esas zonas con el paso del tiempo se vuelvan irregulares.

Consideró que la falta de infraestructura pública, como es alumbrado eficiente, propicia que haya inseguridad para las actividades logísticas y de personal.

El presidente local de Canacintra señaló que hay parques industriales, sobre todo en la ciudad de Puebla y en municipios de la zona metropolitana, que fueron absorbidos por la mancha urbana, donde se requieren mejoras en calles acordes a las actividades de transportación.

Admitió que es una responsabilidad compartida de los administradores de las zonas fabriles y autoridades atender las condiciones, “pero las industrias, al pagar sus impuestos demandan que haya reciprocidad en servicios de calidad”.

Con acciones pequeñas de los gobiernos no es suficiente, indicó, cuando en realidad se necesita un estudio a fondo para dar soluciones a los problemas en el corto plazo.

Infraestructura

Gabriel Covarrubias manifestó que hay parques viejos que aún tienen cabida para nuevas empresas, aunque al no haber mejoras en la infraestructura, frena las intenciones de algunos inversionistas.

Agregó que se debe seguir el ejemplo de Querétaro, donde autoridades estatales y del municipio han tenido la visión de acrecentar las inversiones en los complejos fabriles para volverlos atractivos, a la par de generar nuevos con actividades específicas.

No obstante, refirió, en el caso de Puebla también se debe tomar en cuenta el encarecimiento del uso de suelo y de la tierra, por lo que ayuntamientos donde se ubican zonas industriales deben contribuir a una mayor flexibilidad en el tema de trámites para atraer inversiones, “porque aún se tienen hectáreas para industrias medianas”.

En la entidad, de acuerdo con la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico, se tienen 24 parques en operación.

De estos complejos, se construyeron tres del 2014 al 2017; el primero, Vesta Park Puebla, de 23 hectáreas, está ubicado en el municipio de Huejotzingo; el complejo fabril de 24 hectáreas de Audi, en San José Chiapa, donde alberga a ocho proveedores directos, y Finsa II, con 90 hectáreas en Nopalucan de la Granja. Mientras que en este 2018 se inició otro en el municipio de Amozoc, para lo cual se autorizó un cambio de uso de suelo de 700 hectáreas.

estados@eleconomista.mx