Las empresas que ofertan servicios turísticos enfrentan el reto de mejorar y aumentar la capacitación de los prestadores de servicios.

Ante ello, el director general de Impulso Empresarial, Edwin Montejano Hernández, consideró necesario que se genere en el estado una cultura turística que permita a las empresas de este sector perfeccionar sus mecanismos.

Explicó que las pequeñas empresas son las que tienen el mayor reto, dado que en este segmento es donde suele haber más rotación de personal, por lo que no hay continuidad en la capacitación del mismo.

Estas deficiencias en materia de capacitación, en las pequeñas empresas, surgen por el costo que representa instruir constantemente al nuevo personal; sin embargo, el activo más importante es el capital humano, aspecto que se traduce en competitividad, agregó Montejano Hernández.

Cuando estamos conscientes de que el cliente que tengo es el valor más importante de mi negocio y que si le pongo atención a cada uno de mis detalles en el proceso de atención y servicio, a partir de ahí se genera la competitividad , dijo.

Manifestó que el desarrollo humano es primordial para que las empresas adopten procesos asertivos de rentabilidad, colocando a la persona en el centro de la empresa.

De esa forma puedes tener gente comprometida, que haga su actividad con la mayor productividad posible , concluyó.