Guerrero, Campeche y Puebla registraron las mayores contracciones de la actividad industrial a nivel estatal en septiembre del 2015, debido a la caída del precio del petróleo y a la disminución de la producción textil.

Asimismo, Guerrero y Puebla también obtuvieron los peores comportamientos en relación a igual periodo del 2014, junto con Nayarit.

De acuerdo con cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de los 14 estados que arrojaron cifras negativas, Guerrero mostró la mayor caída con una tasa anual de 18.7% en su actividad industrial, la cual se compone por manufactura, construcción, minería y distribución de energía eléctrica y agua. Le siguieron Campeche (-8.9%) y Puebla (-8.5 por ciento).

El dinamismo de la actividad industrial en el estado de Guerrero retrocedió 37.2 puntos porcentuales con respecto al noveno mes del 2014, lo que incluso representó la mayor pérdida a nivel interestatal en septiembre.

Otras entidades federativas que sobresalieron por ceder ritmo fueron Nayarit, que pasó de un crecimiento de 23.5% a una disminución de 5.7%, y Puebla, que lo hizo de 10.2 a -8.5 por ciento.

Los causantes

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, indicó que en Campeche la reducción se debe, principalmente, a la caída de la cotización del crudo, que desembocó en una disminución de la producción petrolera del estado; mientras en el caso de Guerrero y Puebla destaca los problemas de la industria textil.

A este sector la depreciación del peso le ha pegado, ya que este fenómeno macroeconómico hace que la industria no pueda elevar sus costos, por lo que absorbe los gastos en la cadena productiva, dijo.

En Puebla, el desplome de la actividad industrial en septiembre del año pasado coincidió con el escándalo del Grupo Volkswagen en Estados Unidos sobre la manipulación de un software en sus modelos diésel para cumplir con las normas en materia ambiental.

Sin embargo, el especialista indicó que este acontecimiento no tuvo un gran impacto en el sector automotriz poblano, debido a que varios pedidos ya estaban pactados; pero adelantó que el efecto real se mostrará este año.

Los de mayor dinamismo

En sentido opuesto, Colima registró el mayor crecimiento de la actividad industrial del país, con 20.8% anual en septiembre, así como el mejor comportamiento respecto al observado en el mismo mes del 2014, con un aumento de 42.0 puntos porcentuales.

Este dinamismo se debe al progreso en el puerto de Manzanillo, además de que algunas empresas se están instalando para completar proyectos de comercio exterior en ese espacio, aunque, en términos relativos, el componente industrial es muy bajo en Colima y cualquier efecto impulsa esta actividad económica, detalló De la Cruz.

[email protected]