Guadalajara, Jal. La crisis financiera que atraviesa la mayoría de los 125 municipios de Jalisco, ubica a muchos de ellos en una situación de vulnerabilidad, entre otros, en aspectos prioritarios como la seguridad.

En Juanacatlán -uno de los siete municipios que conforman el área metropolitana de Guadalajara-, con una población de 11,902 habitantes –según datos del INEGI-, la Dirección de Seguridad Pública recibió de la anterior administración seis patrullas para garantizar la seguridad de sus habitantes en 10 delegaciones y la cabecera municipal.

Solo que cuatro de ellas están descompuestas y a las únicas dos que se encuentran en condiciones más o menos aptas para circular, se las dejaron sin gasolina.

LA HERENCIA

Al asumir el cargo el 1 de octubre pasado, el titular de la corporación, José Ornelas, se percató de que el combustible no era la única carencia en esa dirección, por lo que no tuvo alternativa más que sacar de su cartera 500 pesos para cargar el tanque y realizar el primer patrullaje. Estamos gestionando unidades. Eran seis patrullas, pero parece que solo quedaron dos medio funcionando porque también están muy averiadas , comenta el jefe policíaco de Juanacatlán.

Otro ejemplo es el municipio de Encarnación de Díaz en la zona de Los Altos. Pese a tratarse de una zona de constantes agresiones por parte de grupos de la delincuencia organizada, la policía municipal trabaja bajo protesta debido a que no ha recibido el pago de su quincena y ante la advertencia de que tampoco habrá recursos para pagarles el aguinaldo.

Ante la crisis de seguridad que vive el municipio, el gobernador Emilio González, anunció que la policía estatal prestará apoyo con sus elementos para garantizar la seguridad de la población, pero advirtió que será limitado.

Hacemos un llamado a la responsabilidad de los presidentes municipales para que puedan cumplir con lo presupuestado y sus obligaciones laborales, sobre todo con los policías , sostuvo.

promo@eleconomista.com.mx