Cancún, QR. En los últimos meses de la actual administración federal, la delegación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Quintana Roo reporta un incremento de 50% en el ingreso de proyectos para autorización de impacto ambiental, respecto al registro promedio en el transcurso del sexenio; la mayoría son desarrollos hoteleros en la zona norte del estado, informó Renán Sánchez Tajonar, delegado de la Semarnat.

“Obviamente, no todos los proyectos se podrán evaluar y resolver antes de que concluya la administración, por lo que se quedarán muchos proyectos que le corresponderá evaluar y aprobar o desechar al gobierno entrante”, dijo.

Recordó que en la parte continental de Isla Mujeres está previsto que en los próximos 10 años se edifiquen 27,000 habitaciones hoteleras, por lo que muchos de esos proyectos le tocará evaluar al gobierno siguiente.

Actualmente, en la Gaceta Ecológica de Semarnat están publicados, por ejemplo, un desarrollo turístico-residencial por parte de la firma Condo Hotel GBP, la cual busca los permisos de impacto ambiental para construir en el municipio de Tulum; también está publicada la aprobación de los permisos para un nuevo proyecto de Grupo Experiencias Xcaret llamado Suut Há, cuya inversión asciende a los 1.1 millones de pesos.

De igual manera, están ingresados al menos cuatro trámites de impacto ambiental para la construcción de cuatro nuevos condominios de lujo en Cancún a cargo de la empresa Inveravante Crecentia.

Para la zona sur del estado, se volvió a ingresar el proyecto del parque solar San Felipe Bacalar, el cual ya había sido rechazado en el 2015 por la Semarnat.

Normatividad

Sánchez Tajonar aseguró que la normatividad ambiental se está aplicando de manera muy puntual en todos los proyectos ingresados a Semarnat, buscando siempre minimizar los impactos de cualquier tipo de desarrollo en el entorno, pero insistió en que no todos se podrán terminar de evaluar en la presente administración federal.

Reyna Alejandra Gil Hernández, directora general de la consultora ambiental Biosilva, dijo en entrevista que esperan que la siguiente administración federal le dé a Semarnat un carácter transversal, que le permita a la dependencia involucrarse y emitir resolutivos mucho más aterrizados en los impactos sociales de los diferentes proyectos que se aprueban, es decir, que adquiera una vocación mucho más social de lo que hasta ahora ha sido.

Otros grupos ambientalistas como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental ha dicho que Semarnat se ha flexibilizado mucho y ha emitido aprobaciones muy cuestionables en zonas altamente frágiles en términos ambientales.

[email protected]