Si bien la generación de empleo formal en el país se encuentra en constante crecimiento, logrando cifras históricas, el salario real de este sector disminuye.

Además, son pocas las entidades del país que trazan una pendiente positiva en ambas variables: Guanajuato, Tamaulipas, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas.

En este tenor, el 2017 fue un año de claroscuros. Por un lado, se crearon en la economía nacional 801,831 nuevos trabajos asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el mayor nivel registrado, y, por el otro, el salario diario asociado a este mercado de la formalidad laboral cayó, en términos reales, 1.2% a tasa anual, de acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Los estados que más aportaron a esta generación durante el año pasado fueron Jalisco (93,631 plazas), el Estado de México (77,476), la capital (74,759), Nuevo León (66,153), Guanajuato (62,544), Querétaro (42,937), Quintana Roo (40,724), Baja California (35,975) y Tamaulipas (33,252).

De hecho, únicamente Campeche y Tabasco exhibieron pérdidas de puestos, con 1,092 y 4,210, respectivamente, debido a su dependencia económica del petróleo, cuya producción y precios internacionales viven una situación de zozobra.

Al comparar la creación de trabajos del 2016, el resultado fue el siguiente: 18 entidades aceleraron, 11 perdieron ritmo, dos continuaron en terrenos negativos y una pasó de perder a generar empleos.

Del primer grupo destacan Oaxaca (ascenso de 241.3%), Tamaulipas (113.5%), Zacatecas (73.0%), San Luis Potosí (69.0%), Coahuila (40.7%), Guanajuato (36.3%), el Estado de México (31.8%), Michoacán (30.9%), Quintana Roo (28.0%), Colima (27.2%) y Querétaro (18.9 por ciento).

Completan el conjunto Baja California Sur, Hidalgo, Jalisco, Sonora, Nuevo León, Puebla y Yucatán.

La tendencia de desaceleración más marcada se mostró en Chiapas (de 2,927 nuevos puestos en el 2016 a 178 en el 2017), Morelos (de 4,210 a 1,479), Durango (de 10,232 a 3,748), Nayarit (de 4,617 a 1,701), Sinaloa (de 31,251 a 15,434), Guerrero (de 4,354 a 2,232), Ciudad de México (de 130,214 a 74,759) y Chihuahua (de 29,622 a 20,236).

Ingresos

El año pasado, el salario diario asociado a trabajadores asegurados en el IMSS se contrajo en 23 estados, destacando Campeche (5.8%), Guerrero (3.1%), Chiapas (2.9%), la capital del país (2.4%), Tabasco (2.3%), Yucatán (2.1%), Quintana Roo (2.1%), Morelos (1.9%) y el Estado de México (1.8 por ciento).

Los incrementos fueron en Sonora (0.1%), Tamaulipas (0.2%), Durango (0.5%), Aguascalientes (0.8%), Baja California (0.9%), San Luis Potosí (1.0%), Guanajuato (1.1%), Zacatecas (1.2%) y Chihuahua (1.4%); no obstante, estas variaciones positivas reales no rebasan el horizonte de 1.5 por ciento.

Lo anterior significa que el aumento en el salario del sector formal no es suficiente para amortiguar la inflación.

Además, al integrar el comportamiento de la tasa de desocupación, sólo Guanajuato, Sonora y Tamaulipas cumplieron en materia laboral: aceleraron en generación de plazas formales, ascendieron en el salario y disminuyeron en desempleo.

De estas entidades federativas, el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, muestra que en la primera mitad del 2017, en relación a igual periodo del 2016, Guanajuato creció 5.6% (sexto lugar nacional), Sonora lo hizo en 3.5% y Tamaulipas retrocedió 0.1 por ciento.

En el otro extremo se posicionaron Campeche y Tabasco, cuyas economías descendieron 7.1 y 10.0%, en ese orden, es decir, fueron los territorios con las caídas más pronunciadas. También fueron los únicos estados que perdieron empleo formal.

[email protected]