Querétaro, Qro. El Covid-19 ha representado un entorno de desafíos, que en materia gubernamental implicó reconfigurar programas sociales y económicos del estado, para incidir en la crisis económica y de salud que derivó de la emergencia sanitaria.

Durante el quinto informe de actividades de la administración estatal, el gobernador Francisco Domínguez Servién destacó las complejidades que contrajo la pandemia en materia económica y sanitaria, lo que a su vez demandó la reconversión de las estrategias estatales.

Por medio del programa Querétaro fuerte se erogó una bolsa de 240 millones de pesos para otorgar apoyos de 4,000 pesos a 60,000 personas que perdieron su empleo y dejaron de cotizar ante el IMSS, así como trabajadores independientes que se quedaron sin ingresos.

Agregó que 750 millones de pesos de recursos estatales se direccionaron al programa de reactivación económica estatal, el cual consta de tres fases; la última concluye en diciembre.

“Dimos un paso a la reactivación cauta, ordenada y gradual de las actividades económicas, atendiendo las recomendaciones del Comité Técnico de Salud”, pronunció.

El programa estatal englobó apoyos a trabajadores, impulso al autoempleo, apoyos a empresas que mantuvieran o contrataran a sus colaboradores, así como acciones para impulsar la reconversión industrial de las empresas.

A esta bolsa se suman 250 millones de pesos operados por Nacional Financiera para el financiamiento de unidades económicas que requieran recursos crediticios para hacer frente a la pandemia.

Ante la crisis económica se buscará que la quiebra de negocios familiares no sea una constante en la entidad.

El gobernador refirió que en materia tributaria se probó un programa de descuentos en el pago de refrendo de unidades que operan como taxis, unidades de transporte tanto colectivo como privado.

Destacó esquemas de apoyo como la deducción general del ISN en abril, mayo y junio, beneficiando a más de 12,000 empresas; y se implementó el primer programa de empleo temporal Vigilante ciudadano, contratando a 1,300 brigadistas y promotores de las medidas sanitarias.

También se dispersaron 500,000 paquetes alimentarios en los 18 municipios del estado, para la población que perdió sus ingresos a causa de la pandemia.

Tras la pérdida de empleos formales que reportó el estado en los primeros meses de pandemia, sumando 34,636 en el periodo de febrero a julio, en agosto la entidad recuperó 6,514 trabajos, después de cinco meses de bajas laborales.

El estado mantiene la expectativa de recuperar al cierre de año al menos 50% de los empleos que se perdieron.

A partir de este lunes, la entidad transitará a color amarillo en el semáforo de riesgo epidemiológico, aunque los lineamientos estatales de reapertura serán delimitados por el Comité Técnico de Salud y se publicarán en el periódico oficial del estado.Ya en octubre, comenzarán a otorgarse los apoyos de 10,000 a 20,000 pesos para trabajadores del sector salud que se encuentran en la primera línea de atención de la pandemia.

Se concretan 23 inversiones

En materia económica, en el último año Querétaro atrajo 23 proyectos de inversión por 9,500 millones de pesos y que generan 4,000 empleos.

El aeropuerto de Querétaro, a través de obras de ampliación, aumentó su capacidad de atención para 1.7 millones de pasajeros al año, aunado a que es octavo lugar en operaciones y tercero en toneladas de carga transportadas.

En el sector agropecuario se benefició a 6,000 productores, mediante la entrega de apoyos económicos para granos.

Para el desarrollo de obra social se invirtieron 1,100 millones de pesos a través de 250 obras, en atención de 894,000 habitantes de los 18 municipios.

En infraestructura, Domínguez Servién destacó la construcción del nuevo Hospital General, el cual está en fase de equipamiento, así como del estacionamiento metropolitano Alameda.

estados@eleconomista.mx