Tras la baja productividad que generó la contingencia sanitaria durante el año pasado, empresas industriales refieren que este año habrá una caída en la emisión de utilidades.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) en Querétaro, Jorge Rivadeneyra Díaz, expuso que las compañías de este rubro estiman un descenso de entre 25 y 35% de las utilidades, en relación con periodos prepandemia.

El año anterior, dijo, fue negativo para las empresas, en mayor medida para las que tuvieron que hacer una pausa total en su actividad o en el caso de las que redujeron su nivel de producción y que estuvieron operando a entre 50 y 70% de sus capacidades.

De acuerdo con el industrial, si continúa avanzando la recuperación económica y productiva de las industrias, para el año 2022 podría haber una mejoría en el reparto de utilidades.

“El año 2020 fue malo, muchas empresas estuvieron paradas (...) Los repartos de utilidades van a ser inferiores que los de otros años. Lo que más nos gusta es pagar utilidades, pero sí esperamos que sean menores, pero esperemos que para el 2022 el reparto del 2021 ya sea contundente”, apuntó.

Entre las 1,200 empresas socias de la cámara, aproximadamente una centena de firmas no realizará reparto de utilidades, afirmó el empresario, tras señalar que cerraron sus puertas durante la contingencia.

La caída de las utilidades, enfatizó, será un impacto fuerte para los colaboradores que deben acceder a esta prestación.

Tras el acuerdo alcanzado entre la Iniciativa Privada y el gobierno federal el pasado 5 de abril en materia de subcontratación y de reparto de utilidades, sobre el segundo punto el industrial refirió que es un acuerdo positivo; sin embargo, comentó, las empresas industriales pasan por un difícil escenario en el que la totalidad no ha recuperado sus niveles óptimos de producción.

El impacto que tuvo la pandemia sobre la actividad industrial del estado se acentuó en el segundo trimestre del 2020; en tanto, cerró el año con un valor de producción, de las industrias manufactureras, de 337,002.3 millones de pesos, es decir un descenso de 2.7% anual, detallan indicadores del Inegi.

Buscan alternativas

En tanto, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Puebla admitió que a cinco de cada 10 empresas afiliadas les resultará complicado la entrega de utilidades en este año, ya que el 2020 fue crítico debido al Covid-19, la cual obligó a suspender actividades por cinco meses, causando que se mermaran los ingresos.

Fernando Treviño Núñez, presidente del organismo local, dijo que las empresas están operando en números rojos, por lo que deberán hablar con el personal para llegar a acuerdos en las utilidades y buscar darlos en parcialidades en este año, porque es la única alternativa.

De no hacerlo así, puntualizó, será difícil que puedan cumplir con esa obligación patronal; además, tienen la carga de hacer frente a los compromisos fiscales y mantener empleos.

“Considero que va a ser muy complicado que haya utilidades. Estamos subsistiendo; seguimos en una situación complicada y el pago de las utilidades muy pocas empresas las tendrán, porque muchas han echado mano de todas las posibilidades económicas para mantener los empleos derivado de que no tuvimos apoyo del gobierno federal”, ahondó.

Treviño Núñez dijo que aquellos patrones que demuestren ganancias tendrán que realizar el pago de esta prestación conforme a la ley, lo cual involucra a los que fueron considerados como actividades esenciales, es decir, que no cerraron durante la pandemia. 

estados@eleconomista.mx