A un año de la implementación de la reforma fiscal, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Querétaro sigue a la espera de una reestructuración en las políticas fiscales.

El presidente de la Confederación, Darío Malpica Basurto, advirtió que en el 2015 habrá un escenario complicado para el sector.

Dijo que lejos de incentivar la inversión y propiciar el crecimiento de las empresas, las modificaciones fiscales implementadas el año pasado frenaron el desarrollo del sector empresarial, al intensificar las políticas recaudatorias sobre quienes siempre han debido pagar más impuestos.

La principal característica de una reforma fiscal es ampliar la base tributaria; es impensable que la Federación pretenda tener más ingresos y recaudar más dinero queriendo que los mismos que pagamos impuestos desde siempre paguemos aún más impuestos , agregó.

El sector empresarial, aseveró, sigue a la espera de que haya una reestructura que genere una ampliación real de la base tributaria que quite presión a las compañías que se enfrentan, cada vez más, a un mayor pago de impuestos.

Para los empresarios es muy difícil pagar más impuestos y al mismo tiempo invertir; es una ecuación complicada , puntualizo.

El 2015 será definitivo

En su momento, el presidente del Colegio de Contadores Públicos de Querétaro (CCPQ), Marco Antonio Valencia Hernández, planteó que el 2015 será definitivo en el tema fiscal, puesto que validará la eficacia de las modificaciones implementadas el año pasado.

Al escenario expuesto por Malpica Basurto se suman factores externos que han generado incertidumbre entre el sector empresarial local. Entre ellos destaca la depreciación del peso frente al dólar y la baja en el precio del petróleo.

Para los empresarios es muy complicado el panorama que se presenta para este 2015 (...), estamos a la espera de que haya un impulso por parte de la Federación para paliar estas cuestiones , sostuvo el líder empresarial Darío Malpica.

Fortalecimiento

Este año, la estrategia de la Coparmex estará centrada en dos líneas de acción: incentivar la participación ciudadana, y fortalecer a las cerca de 800 empresas que afilia la confederación.

Para alcanzar la segunda, el organismo formará un círculo de negocios diseñado para que empresas de la Coparmex consideren a sus similares como proveedores primarios.

lourdes.duran@eleconomista.mx