Puebla, Pue. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) no ha tenido que enfrentar la quiebra de negocios entre sus más de 700 afiliados por los paros a consecuencia de la pandemia de Covid-19, pero sí ve una simulación en cuanto a que se respete la orden de tener cerrados los establecimientos o empresas.

Fernando Treviño Núñez, presidente del organismo en Puebla, comentó que pese al reporte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) sobre la pérdida de 41,000 empleos entre marzo y junio en Puebla debido a la contingencia sanitaria, sus socios han logrado mantener las plantillas, aunque con recortes de salarios.

Dijo que la situación económica se vuelve cada vez más complicada, en la que las autoridades no están abonando para hacerle frente, ya que, consideró, están aplicando medidas que no sirven para contener los contagios y tampoco para limitar algunos sectores que se suponen deben permanecer cerrados.

Ante ello, puntualizó que no existe un piso parejo, sobre todo respecto al comercio informal que sigue desbordado en varios puntos de la ciudad y que eso ha obligado a los negocios establecidos a no acatar las disposiciones con el riesgo de ser clausurados.

Replantear activación económica

En esas circunstancias, indicó, el gobierno estatal y los municipios deben replantear la estrategia para la reactivación económica, porque de lo contrario seguirá la desigualdad entre quienes sí respetan los decretos del gobernador estatal respecto a mantener los negocios en confinamiento y los que prefieren seguir abiertos para obtener ingresos, pese a no estar autorizados.

Treviño Nuñez dijo que los criterios aplicados para clausurar negocios son ambiguos, porque hay establecimientos que no son prioritarios que siguen con la cortina arriba y nunca dejaron de funcionar, a los cuales la autoridad jamás ha imposibilitado en lo que va de la pandemia.

En este tenor, insistió que se debe acabar con la simulación de restricciones, debido a que a estas alturas de la pandemia hay un relajamiento en cuanto a los operativos hacia establecimientos.

Por otro lado, reconoció la intención del gobierno estatal por gestionar apoyos económicos a los negocios con Nacional Financiera para resistir la inactividad pero los socios de Coparmex han determinado no recurrir a buscarlos por la falta de ingresos para pagar.

“Lo que están haciendo los empresarios es tratar de aguantar los paros con recursos propios, hasta donde se pueda y en acuerdo con los trabajadores pero es una resistencia que no sabemos cuánto más durará”, ahondó.

Dijo que cerrar en forma definitiva tampoco es una opción que tengan los integrantes del organismo, cuando no saben qué tiempo durará esta pandemia, por ello insistió que la reactivación económica en las condiciones actuales debe ser una opción, siempre y cuando se cumplan con las medidas sanitarias.

[email protected]

kg