El congelamiento de cuentas por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT) asfixia a los contribuyentes, en razón de que permanecen desde dos semanas hasta cuatro meses en ese estado, aseveró el vicepresidente de la Asociación de Fiscalistas de Querétaro, Tomás Cisneros Medina.

Y es que -explicó- los montos fiscales que deben los contribuyentes son mínimos y no justifican el embargo de las cuentas, debido a que no son proporcionales.

Hay casos que por multas de 10,000 pesos embargan las cuentas, que pueden ser del IMSS, Infonavit o SAT , refirió.

Daños

Aunque el fiscalista aceptó que en Querétaro son pocas las empresas que enfrentan el congelamiento de cuentas, los daños que se les provocan son fuertes y muy visibles.

La movilidad de cuentas, acotó Cisneros Medina, es un recurso de presión por parte de la autoridad fiscal para que el contribuyente pague los créditos fiscales. Indicó que de 20 casos fiscales que él despacha, dos son porque los contribuyentes presentan un congelamiento a sus cuentas bancarias.

Aseguró que de acuerdo con lo que conoce como fiscalista, en el ámbito nacional los embargos de las cuentas son hacia las medianas y grandes empresas.

Es una actitud que asfixia a las empresas en cuanto a su desarrollo y actividad económica, hay daños diversos al contribuyente, porque no puede hacer uso de sus cuentas , manifestó.

Tomás Cisneros planteó que esta acción del SAT obliga a los contribuyentes a solicitar créditos a otras instituciones financieras, porque la orden que se emite exige el embargo de todas las cuentas bancarias que maneja el afectado.

Dentro de las problemáticas que enfrenta el contribuyente por esta acción, acotó, está la incapacidad del pago oportuno a sus trabajadores, proveedores y los servicios que tienen contratados, lo que provoca problemas mercantiles.

En este contexto, Cisneros Medina refirió que si bien es cierto que la mayoría de los contribuyentes incumplen con el pago de las obligaciones fiscales, no debe haber esos castigos, más bien se debe auxiliar para que se cumpla con el fisco , opinó.

Recursos

El fiscalista consideró que es una mala actitud de la autoridad solicitar a la Comisión Nacional Bancaria de Valores (CNBV) que se congelen las cuentas, dado que las aclaraciones pueden durar semanas y meses, mientras que en ese tiempo se tienen congelados los recursos.

Este calvario para el contribuyente es porque tiene que acudir con la autoridad fiscal, después al banco y luego con el delegado de la CNBV, agregó.

Explicó que el contribuyente tiene que erogar dinero para los servicios de un abogado fiscalista, a efecto de que interponga los medios de defensa; este proceso que pasa para destrabar su cuenta implica un costo alto para el contribuyente, de miles de pesos, que no tenía presupuestado.

Definitivamente, está en riesgo la permanencia de la empresa o que no tenga que recurrir a una suspensión. Incluso llegan a quebrar, porque tarda el descongelamiento , lamentó el especialista.

Destacó que esta situación se considera un problema sistemático que la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente ya analiza y que emitirá recomendaciones a las autoridades fiscales.

[email protected]