Ensenada, BC. En menos de una semana jornaleros y empacadores de dos ranchos diferentes, en el Valle de San Quintín y en Valle de la Trinidad, realizaron un paro de labores al denunciar que los propietarios de las agroempresas han incumplido con el aumento salarial y, en otros casos, por ser víctimas de maltrato y explotación laboral.

El secretario general del Sindicato Independiente Nacional Democrático de Jornaleros Agrícolas (SINDJA), Lorenzo Rodríguez Jiménez, explicó que la última huelga inició el 1 de septiembre pasado, cuando alrededor de 80 empacadores de la empresa "Agrícola Durán" en el Valle de la Trinidad, ubicado en Ensenada, denunciaron que les mintieron para que firmaran un contrato individual.

Dijo que el engaño consistió en que el abogado de la empacadora de zanahorias se presentó como trabajador de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del Estado y les exigió firmar los documentos, sin el amparo del organismo sindical, con lo cual 40 de ellos que firmaron, perdieron la mitad de su antigüedad.

NOTICIA: En Baja California, hoteleros pelean por manejo de impuesto

"Nosotros hemos optado por el diálogo en estos meses que hemos visto avances en cuanto a los sindicatos, pero aun así las empresas se niegan a reconocernos como organismos porque quieren mantenerse con los de siempre, los que les han seguido el juego siempre", advirtió.

Los trabajadores exigen a la Secretaría del Trabajo de Baja California que, para volver a sus actividades, debe cancelarse el contrato individual que firmaron bajo engaño así como que se presente uno colectivo con la empresa.

En tanto, el vocero de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social, Fidel Sánchez Gabriel, subrayó que aún hace falta mucho trabajo por hacer, ya que a pesar de los acuerdos que pactaron las organizaciones con más autoridades federales y estatales, continúa el maltrato para los jornaleros.

NOTICIA: Baja California será líder en el país en plantas desaladoras

Como ejemplo, señaló que la razón para que el 29 de agosto pasado campesinos de la empresa Berrymex también realizarán una huelga, fue porque los capataces maltrataban a los empleados, además de que exigían un aumento salarial de 240 pesos a 300 pesos diarios.

"Duraron días en paro y reanudaron sus actividades cuando la empresa se prestó para hablar con ellos, volvieron a su trabajo en cuanto removieron a uno de los trabajadores que estaba al mando y que los maltrataba, además todavía se están negociando otras condiciones como la entrega de equipo de seguridad para uso de pesticidas", detalló.

Desde agosto de 2015, la Secretaría del Trabajo informó que tras la movilización de campesinos en el sur de Ensenada, se comprometieron a subir el salario de los trabajadores. Para ello dividieron a las rancherías por categorías, de acuerdo a su capacidad de producción.

NOTICIA: Baja California lidera alza de la industria de manufactura

De un total de 122 agroempresas situadas en San Quintín, el gobierno federal decidió que 64 pagarán un sueldo diario de 150 pesos; mientras que otros 39 ranchos se quedaron con un salario 165 pesos al día y sólo 19 terminaron por continuar con el pago de 180 pesos diarios para los jornaleros.

abr