Querétaro se sumó a los 30 estados en donde han protestado por el aumento en los precios de las gasolinas, derivado del proceso de liberalización de hidrocarburos; marchas y otro tipo de manifestaciones en las calles forman parte del descontento social.

Desde la tarde del lunes un contingente de aproximadamente 300 personas de diversos colectivos tomaron simbólicamente Los Arcos, en la capital, para después marchar rumbo al Congreso local, donde entregaron una petición de exhorto para que los legisladores federales busquen revertir el aumento de los combustibles.

A estas acciones se sumó el cierre de la carretera México-Querétaro, que realizó la Alianza Mexicana de Transportistas (Amotac), quien a través de su delegado, Enrique Peña López, acusó las afectaciones que enfrentarán tanto por el nuevo costo de las gasolinas, como por la devaluación del peso, lo que elevará sus costos de gasto operativo.

Todas las refacciones las compramos en dólares, las llantas y los camiones; todo lo que consumimos es en dólares, ahora traemos una devaluación de 50%, en julio teníamos un dólar a 14 pesos y ahora a 21 , manifestó.

Peña calificó como una mentira las declaraciones del gobierno federal al asegurar que gracias a la reforma energética disminuirían los precios de los combustibles. Alrededor de 150 transportistas de la Amotac se mantuvieron a la altura del Papanoa realizando cierres parciales en dirección a la Ciudad de México, mientras otro contingente se dirigió a la caseta de Palmillas, donde permitieron el paso sin el pago a las casetas.

También se sumó un grupo de la Unión Cívica Felipe Carrillo Puerto, que marchó desde la Alameda a Palacio de Gobierno.