Querétaro, Qro. Para el último trimestre del 2019, el sector de la construcción no percibe una mejoría en la actividad productiva de esta industria en el estado.

De esta forma, concluiría un complejo año para la construcción local, que en este último periodo del 2019 ha comenzado a prescindir de personal, refirió el presidente en Querétaro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Álvaro Ugalde Ríos.

Las microempresas constructoras son las que se han visto mayormente afectadas a lo largo del año, dijo.

“Hay algunas que tenemos que están al mínimo, cerca de la mitad. Ahorita se dedican a obras de mantenimiento. Incluso ellos mismos dan mantenimiento a sus oficinas, capacitándose (...) Ha habido algunos despidos de personal de plantas de las empresas”, declaró.

El año en curso se ha caracterizado tanto por una baja en recursos federales como por la lentitud con la que se han ejercido, agregó.

El empresario señaló que hay otras regiones del país donde el impacto a la industria local ha sido más pronunciado. Sin embargo, acotó que en Querétaro 50% de los constructores se encuentran con un ínfimo nivel de productividad.

Por tanto, hizo un llamado al gobierno federal para que se apliquen los recursos que aún no se han ejercido, para evitar caer en subejercicios.

“Nosotros también sufrimos en la obra pública, pero a nivel federal otros estados están críticos. Sacaron unas publicaciones donde hay empresas que ya han cerrado. En semanas pasadas se ha reunido el presidente (Andrés Manuel López Obrador) con inversionistas, y han acordado que se necesita incentivar la inyección de recursos en infraestructura”, mencionó.

A través de la inyección de recursos en la obra pública, se genera una distribución más rápida de los recursos, añadió.

“Sí estamos preocupados, porque algunos números son desalentadores y no vemos cómo pudiera componerse. El resto del año ya no se va a componer”, acotó.

Preocupación

El presidente estatal de CMIC agregó que el menor ritmo de inversión en la construcción se observa en la cancelación de grandes proyectos como el Nuevo Aeropuerto Internacional de México y la suspensión de las obras en la base aérea de Santa Lucía, dado que en ambos casos dejaron de ejercerse recursos para obra.

Una de las principales preocupaciones del sector radica en la incertidumbre de que el estado reciba recursos federales para infraestructura, aseguró.

“Pero nosotros nos preocupamos por la aportación del gobierno federal. Si no aporta aquí lo que mandaba —1,900 millones de pesos, aplicados al estado—, pues sí nos preocupa”, declaró.

Para el 2020, el gobierno estatal gestiona proyectos de infraestructura ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público: la ampliación de la carretera estatal 413 para desahogar el flujo de la carretera federal 57; ampliación a cuatro carriles de la carretera a Chichimequillas, y la ampliación de la carretera Querétaro-Celaya.

[email protected]