Puebla, Pue. Los nuevos ayuntamientos, que entrarán el 15 de octubre, podrían ayudar a las pequeñas y medianas empresas (pymes) constructoras para que puedan salir adelante de la crisis económica generada por la pandemia de Covid-19, si les dan prioridad en la realización de nuevas calles y mantenimiento de las existentes, consideró la Asociación de Constructores Empresarios (Acoem) Siglo XXI.

José Alfredo Vega Herrera, presidente del organismo, manifestó la preocupación de los 120 socios, ya que ha visto a algunos vendiendo maquinaria para subsistir, porque desde que inició la pandemia, las autoridades municipales en funciones emitieron escasas licitaciones, inclinándose por constructoras grandes e incluso foráneas.

Comentó que, con la venta de maquinaria, 40 empresas de las 120 integrantes lograron evitar la quiebra el año pasado, mientras se reactivaban las obras privadas que estuvieron paradas alrededor de siete meses.

Sin embargo, dijo, la obra pública es donde todas tienen 60% de su actividad y el resto en proyectos propios, los cuales no son continuos, porque dependen de cuando alguna desarrollará los requiera.

Exhortó a los ediles entrantes que prioricen a las pymes constructoras, ya que son las más afectadas por la pandemia y que en este año tampoco se han logrado recuperar, porque hubo pocas licitaciones.

Proyectos 

Vega Herrera comentó que en una calle nueva pueden participar hasta tres constructoras pequeñas, lo cual algunos de sus socios han realizado en otras ocasiones, con lo cual se mantienen activas.

Mientras que en municipios conurbados, ahondó, se pueden rehabilitar y colocar pavimento en caminos vecinales, que son parte de las promesas de cada autoridad que entra.

Confió en que las nuevas autoridades municipales tengan apertura y privilegien a las pymes constructoras, que a su vez generen empleos en las comunidades, es decir, “llevamos trabajo a los propios lugareños”.

Reconoció que vender equipos no es una alternativa conveniente para los empresarios, porque los malbaratan a 50%, ya que algunos llegan a tener apenas la mitad de su vida útil, que son 10 años.

estados@eleconomista.mx

kg