Querétaro, Qro. La industria de la construcción del estado ha tenido un complejo arranque de año que se traduce en una menor actividad de este sector productivo tanto en el ámbito público como privado; sin embargo, al cierre de la primera mitad del 2019, hay expectativas de reactivación.

La presidenta del Colegio de Ingenieros Civiles de Querétaro, Viridiana Nava Rodríguez, refirió que tardó en reactivarse la industria de la construcción, aunque, dijo, fue a partir de mayo cuando se dinamizó.

“Por supuesto que tuvo un impacto importante (al inicio de año); sin embargo, a partir de finales de abril y de mayo ya hubo más movimiento, un poco más de tranquilidad para los ingenieros que se dedican a la construcción y sobre todo de obra pública; todavía hay proyectos detenidos en obra privada”, pronunció.

El detenimiento de recursos federales, así como la incertidumbre que permeó en la Iniciativa Privada al inicio de año, fueron algunos de los factores que habrían impactado en el lento arranque para esta industria.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Querétaro, Álvaro Ugalde Ríos, señaló que han comenzado a lanzarse licitaciones de obras coordinadas por el gobierno estatal, los gobiernos municipales e instancias federales como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En la capital del estado, ejemplificó, se han publicado licitaciones por 600 millones de pesos, así como una cantidad similar que ha licitado la SCT.

“Lo que queremos es participar en la obra pública, en esos concursos, nos ha afectado un poco la restricción del gobierno federal, de que no se ha enviado el presupuesto al estado”, expuso.

A este panorama se suman el inicio tardío de las obras, ya que en el sector público los proyectos deben concluir en diciembre, acorde con el cierre del ejercicio fiscal; no obstante, este año los proyectos comenzarán a ejecutarse con presiones en el tiempo, a lo que se suman las complicaciones que genera el inicio de la temporada de lluvias.

“El último mes del año se tienen que cerrar los proyectos, nuestro año es de 11 meses. Y se nos complica un poco porque empiezan las lluvias y afecta en las excavaciones, terracería, colados”, acotó.

Y para impulsar el desarrollo de la obra privada, se alista la conformación del Clúster de la Industria de la Construcción, el cual se espera que inicie operaciones en los próximos meses, ya que a finales de junio estará lista la carpeta de empresas que integre este nuevo organismo.

“Es principalmente enfocado para difundirlo en la Iniciativa Privada, por parte del gobierno y de nosotros mismos. Ahorita están 50 empresas inscritas, en CMIC somos 318. Lo que implica es tener una carpeta de respaldo para los inversionistas que vienen de fuera y que nos vean como constructores organizados”, explicó Ugalde Ríos.

Vías de especialización

Este proyecto implica diversificar las vías de especialización de los constructores adscritos a la cámara, dado que comúnmente se han caracterizado por ejecutar proyectos de infraestructura pública.

“Nos vamos a abrir al sector privado (...) En términos generales, los constructores de la cámara que participan en obra pública andan alrededor de 90 a 95%, la diferencia es de obra privada; no es igual para todos, hay constructores que aquí que participan más en el sector privado que en el público”, expuso el presidente de la CMIC.

[email protected]