Puebla, Pue. La falta de capacidad económica ha propiciado que las constructoras locales sean rebasadas por las foráneas, para ganar proyectos de obra pública durante el presente año, lo que se refleja en una baja participación.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Puebla, Alberto Ramírez y Ramírez, admitió que esa situación también ha provocado que opten por buscar proyectos en estados circunvecinos.

Sostuvo que no es una cuestión de capacidad técnica sino económica para competir por grandes obras, en las cuales tuvieron poca injerencia como contratistas durante el año.

Recordó que durante el 2015 el sector tenía centradas sus expectativas en poder participar en las obras del segundo piso de la autopista México-Puebla, para lo cual 15 de sus socios se habían integrado en tres grupos con capitales de 100 hasta 400 millones de pesos; sin embargo, las condiciones no eran favorables en términos de precios .

El viaducto elevado que construyen en sociedad Obrascón Huarte Lain (OHL) y Pinfra representa una inversión de 10,000 millones de pesos y deberá concluirse para el primer semestre del 2016.

Ramírez y Ramírez comentó que cinco integrantes de la CMIC buscaron en el sector privado participar en la construcción del parque Finsa II, ubicado en Nopalucan, el cual costará 330 millones de pesos y albergará a 40 autoparteras de la planta Audi, pero no los convencieron las condiciones de pago.

Foráneos traen a sus propios constructores

Expuso que las empresas foráneas que han ganado obras en el estado prefieren traer a sus propias contratistas para el desarrollo de sus proyectos, situación contra la que no pueden hacer mucho. Confió en que el próximo año sea mejor para los constructores, sobre todo en el sector público.

Durante agosto del 2015, el personal ocupado en el sector de la construcción en Puebla cayó 2.2 % en comparación con el mismo mes del 2014, cuando se tenían 14,686 contratados de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El dirigente mencionó que la tardanza de las participaciones en llegar a los estados y municipios atrasó la emisión de licitaciones y los pagos por las obras, que en el caso de Puebla no fue grave.

[email protected]