Querétaro, Qro. Los proyectos de obra son escasos en las constructoras locales, debido a la baja actividad que mantiene desde el año 2019 esta vertiente del sector secundario.

De las 318 firmas inscritas a la delegación Querétaro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), sólo 40% (127) se encuentra desarrollando proyectos; sin embargo, se trata de obras de baja escala, principalmente de mantenimiento, expuso el presidente de CMIC Querétaro, Álvaro Ugalde Ríos.

Mientras que 20% (63) de las constructoras se ha declarado en paro técnico, debido a que al no contar con obras han decidido parar actividades momentáneamente; mientras que el resto de las empresas están sin trabajo, pero se encuentran activas.

El impacto ha afectado tanto a las micro, como pequeñas, medianas y grandes empresas constructoras que tienen operaciones en el estado, encontrándose en ínfimos niveles productivos.

Los constructores, dijo el presidente de CMIC, han buscado oportunidades en la obra pública, principalmente en los ámbitos municipales y estatal; mientras que en el ámbito federal no ven posibilidades de crecimiento, debido a que, agregó, se redujo el recurso federal que se destina a obras estatales.

“Al dar el gobierno federal obras al Ejército, merma mucho la participación de las constructoras privadas en la obra pública. Hemos buscado refugio en los presupuestos de obra pública municipales y estatales, pero ha afectado porque entre los montos federal, estatal y municipal, prácticamente el federal ya no llega y ahora a finales del año aún menos, porque recortaron a los estados, hablamos de que era poco más de 600 millones de pesos que no llegan al estado”, declaró.

La industria local, estimó, cerraría el año con una contracción a doble dígito en el valor de producción que genera la construcción, aun cuando se estima que la caída que reporte el estado sea menor que el promedio nacional.

Cae valor de la industria

El valor de producción generado por las empresas constructoras en la entidad representó, en el periodo enero-agosto, 4,668.8 millones de pesos, que significa un descenso de 34.2% frente al mismo periodo del 2019, expone la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC) del Inegi.

Desde agosto del 2019 al mismo periodo del 2020 acumula 13 meses con variaciones anuales negativas. Mientras en agosto del año pasado la contracción fue de 3.1%, en el octavo mes del año en curso cayó 24% anual.

Durante un periodo de cinco años, el Producto Interno Bruto (PIB) de esta industria creció 31.5%, reporta el Anuario Económico del estado, emitido en el 2019 por la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu).

Para el año 2018 su índice de volumen físico mostró un crecimiento promedio de 18.9% respecto al 2013, año base. Entre las entidades sin actividad petrolera, precisa el anuario, Querétaro se posicionó dentro de las que registran mayor crecimiento en este sector.

Al concluir el 2018 la industria de la construcción reportó 54,094 trabajadores asegurados, cifra que representó 9.4% del total de la entidad.

Qro registra  economía compleja, pero flexible: Sedesu

Querétaro, Qro. La actividad económica del estado es compleja; sin embargo, muestra flexibilidad para que su vacación transite de una actividad industrial a otra, refirió el secretario de Desarrollo Sustentable (Sedesu), Marco Antonio Del Prete Tercero.

El secretario estatal destacó la amplia participación que tienen las actividades secundarias y terciarias en la economía local, en contraste con la baja injerencia de las actividades primarias; las secundarias tienen una participación de 45% y las terciarias de 50 por ciento.

Entre las actividades secundarias, dijo, la construcción es uno de los pilares de la productividad estatal, y en esta rama el sector inmobiliario es uno de sus soportes, vertiente que aporta 9% del Producto Interno Bruto (PIB) del estado.

El titular de Sedesu abundó que la industria de la construcción resulta en uno de los principales motores de la economía nacional y local, debido a la relación que tiene con otras ramas productivas y con el suministro que se genera en la entidad.

Frente al impacto que tiene la pandemia de Covid-19, la actividad económica del estado cayó 23.1% en el segundo trimestre del año, respecto al mismo periodo del año anterior, motivado principalmente por la contracción de las actividades secundarias y terciarias durante el periodo de confinamiento, expone el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE).

Durante abril-junio, la baja actividad del estado lo colocó como el octavo con el descenso más profundo.

Las actividades primarias crecieron 7.8%; en contraste con el desplome de las secundarias y terciarias, que cayeron 32.7% y 17.7% respectivamente, precisa el indicador emitido por el Inegi.

La contribución porcentual que tuvo la economía del estado, a la variación nacional, fue de -0.53 puntos, en el segundo cuarto del año.

estados@eleconomista.mx