Puebla, Pue. Ante la crisis económica generada por la pandemia del Covid-19, 60 integrantes de la Asociación de Constructores Empresarios (ACOEM) Siglo XXI, están vendiendo parte de la maquinaria y equipo para obtener algo de ingreso y pagar al personal en junio y parte de julio, después de que se suspendieran las obras a finales de marzo.

José Antonio Vega Herrera, dirigente de 140 socios en la angelópolis, dijo que no hubo otra alternativa para subsistir y mantener al personal base, porque los proyectos de obra pública y privada están detenidos por la alerta sanitaria.

Indicó que es la única forma de evitar descapitalizarse y no recurrir a préstamos con bancos, a los cuales sería complicado pagar sino hay trabajo no sólo por el Covid-19, sino por la sequía de proyectos por parte de las autoridades de los tres niveles para la entidad, ya que las licitaciones se frenaron.

Las 60 empresas representan alrededor de 900 empleos, desde administrativos hasta proyectistas y encargados de obra, quienes son la base, abundó.

Comentó que es la alternativa más viable, por lo que maquinaria con cuatro años de antigüedad, que oscila entre los 500,000 y 600,000 pesos, es ofrecida 30% menos de su valor, mostrando interés en las grandes constructoras en adquirirlas.

Máquinas sin proyectos 

Agregó que tener vehículos de trabajo –trascabos, retroexcavadoras, entre otros– sin proyectos es una mala inversión cuando no hay obras y en esta contingencia esos activos pueden ayudar a tener dinero en caja que puede servir para hacer frente al pago de nómina.

Vega Herrera recordó que no hay otro trabajo que puedan hacer por la pandemia y, con ello, el sector se ve perjudicado, sin saber cuándo puedan retomar las actividades, más con el decreto publicado el viernes pasado por el gobierno estatal que impide regresar hasta nuevo aviso.

Asimismo, comentó que de abril a lo que va de mayo la venta de maquinaria se ha vuelto una práctica recurrente cuando el empresario constructor está en números rojos, en lo cual ahora muchos están o si no es que todos por la suspensión de obras.

Debido al panorama de la contingencia sanitaria, dijo que deben tener dinero al menos para dos meses, ya que se podría extender hasta julio el aislamiento para evitar más contagios.

Puntualizó que la situación es preocupante porque no hay empresario que pueda aguantar tanto sin hacer recortes de personal, que en el caso de socios de la ACOEM, podrían ocurrir a principios de junio, de manera inevitable.

[email protected]

kg